domingo, 15 de febrero de 2015

¿Por qué creemos en cosas raras? (VII) ¡PUES A MI ME FUNCIONA!



   ¿Funcionan de verdad las llamadas medicinas alternativas o complementarias que existen al margen de la medicina científica? ¿Hay curaciones milagrosas? Quienes lo han probado pueden decirte que sí, y para pretender demostrarlo hacen la siguiente afirmación: ¡Pues a mí me funciona! Una afirmación que tiene "éxito" en el campo de la salud porque aflora en gente que no tiene los suficientes conocimientos médicos para saber lo que es por ejemplo un placebo o una remisión natural de la enfermedad.
    
    Un campo en el que se usan frecuentemente alegaciones pseudocientíficas es el de la curación de enfermedades. Existe un importante mercado de métodos curativos y diagnósticos presentados como mecanismos curativos de validez demostrada por estudios, que en muchos casos utilizan métodos mágicos tradicionales, como la imposición de manos o procedimientos sin fundamento científico, como la radiestesia o el empleo de pirámides entre otros muchos. La mayoría de estos curanderismos, cuya extensión creciente debe mucho a internet, busca la credibilidad y el prestigio que tiene la ciencia usando términos científicos de forma inadecuada y dándole un sentido que no tienen, alegando por ejemplo desconocidas propiedades del agua, la supuesta acción de fenómenos cuánticos, o presuntas energías de naturaleza difusa. Cabe decir que tales energías no se corresponden con ninguna de las conocidas por la ciencia.

La naturopatía se basa en la creencia de que el cuerpo se auto-sana. El cuerpo se reparará y se recuperará de la enfermedad espontáneamente si se encuentra en un ambiente sano. Los naturópatas tienen muchos remedios y recomendaciones para la creación de un medio ambiente sano para que el cuerpo pueda curarse espontáneamente.

La Naturopatía es aficionada a términos tales como “equilibrio”, “armonía” y “energía”. A menudo tiene sus raíces en el misticismo y la creencia metafísica en el vitalismo (Barrett).
    Estas energías difusas tienen que ver con el concepto de "vitalismo" que sería la doctrina filosófica --actualmente rechazada por la ciencia dado el nivel de conocimientos sobre la naturaleza y el funcionamiento del cuerpo humano-- que postularía que los organismos vivos se caracterizan por poseer una fuerza o impulso vital que los diferencia de forma fundamental de las cosas inanimadas. Se trataría de una fuerza inmaterial específica, distinta de la energía estudiada por la física y otro tipo de ciencias que, actuando sobre la materia organizada, daría como resultado la vida y sin la que sería imposible su existencia.
 
    La diferencia entre atacar al agente causante de la enfermedad (algo con lo que se critica a la medicina científica) y el “tratar al ser humano como un todo, equilibrándolo y fortaleciéndolo en su totalidad” (lo que se atribuye a cualquier pseudomedicina mágina) es que lo primero sabemos como hacerlo, pero lo segundo no. Nadie afirma que no sería mejor fortalecer al organismo para evitar cualquier infección, antes que vacunar contra un solo tipo de germen. Todos nos apuntaríamos a tratamientos holísticos de ese tipo. El problema, como digo, es que no existen; no sabemos como proteger al organismo frente a todo con un único método. Esto es independiente del hecho claro de que tener un estilo de vida saludable en general sea beneficioso para la salud.

    La medicina holística, es un concepto médico o terapia alternativa/complementaria o pseudociencia, que se basa en los poderes de sanación naturales del organismo, las formas en que los tejidos interaccionan y la influencia del medio ambiente. Emplea tratamientos tanto modernos como tradicionales. Tiene aplicación tanto en seres humanos como animales en general. Al ser humano se le considera como una unidad: cuerpo, mente y espíritu. El enfoque pretende tratar al paciente y no a su enfermedad. La medicina holística se refiere a las prácticas de salud alternativas que reclaman el trato de "toda la persona." Para los médicos holísticos, una persona no es sólo un cuerpo con partes y sistemas físicos, sino un ser espiritual. Creen que la mente y las emociones están conectadas a este espíritu, así como al cuerpo

     Sin duda, este tema del “equilibrio” es otro guiño a las filosofías y creencias ancestrales: la escuela pitagórica (del filósofo y matemático griego Pitágoras) fue la que desarrollo la noción de equilibrio y armonía, como el ajuste entre los contrarios y la opción del camino intermedio como situación óptima en general. Algo que también es asumido por muchas filosofías orientales y expresado en tendencias new age como el Feng-Shui.
 
    Pseudomedicinas o medicinas alternativas. Medicina alternativa es toda práctica que afirma tener los efectos sanadores de la medicina pero que no está apoyada por evidencia obtenida mediante el método científico, por lo que su efectividad no ha sido probada más allá del efecto placebo. Se basan en principios no científicos aunque pueden disfrazarse de ciencia, pero también se atribuyen muchas curaciones a razones no racionales como los poderes mágicos o a los supuestos milagros. Un Milagro es un hecho no explicable por las leyes naturales y que se atribuye a intervención sobrenatural de origen divino. No obstante cuando son revisados con rigor tales milagros no son tales. Por otro lado lo más habitual es que cuando las medicinas alternativas se han sometido a rigurosos ensayos clínicos no dan mejores resultados que un placebo. En general, las medicinas alternativas son un tema controversial ya que su base es más filosófica o religiosa que la medicina basada en evidencias


CASOS ANECDOTICOS

    En ciencia y medicina en particular la recopilación de casos anecdóticos que es lo que se hace en pseudomedicina no tiene validez alguna. La fiabilidad de un tratamiento no se construye recopilando testimonios de personas que dicen que algo les va bien

   Desde que David Hume demostró que nuestras percepciones pueden engañarnos, los "testimonios" carecen de credibilidad en el mundo académico. Desde el punto de vista médico, el milagro no es considerado por muchos una contradicción de las leyes de la naturaleza, sino una aceleración inexplicable del proceso normal de curación".

    Las afirmaciones como "tienes que creerlo porque yo lo he experimentado personalmente, me funciona, yo lo he visto" pertenecen a la clase de falacias (errores de lógica) llamadas "evidencia anecdótica" y no tienen ningún valor probatorio. El "a mí me funciona", pues, incluso en las pocas ocasiones en que fuera cierto, no es garantía de que "le funcione" a nadie más y por tanto no es razonable, sano ni cuerdo el que la gente intercambie recetas con base en el muy dudoso "a mí me funciona". Y, así, es frecuente que todos hayamos escuchado alguna vez por la calle los siguientes comentarios: "Tómate esto que me han dicho que va bien para lo que tienes", "Pues creo que fulanita tenía algo parecido a lo tuyo y tomó esto y le fue fenomenal" o "Pues a mí la homeopatía me funciona, deberías probarlo". La mayoría de estos comentarios serán totalmente infundados y poco o nada ayudarán a la otra persona. Aún así, están a la orden del día, como también lo están los curanderos y demás estafadores de la salud, porque de medicina todo el mundo cree saber.


FITOTERAPIA

    No debemos confundir las Pseudomedicinas con productos naturales eficaces como los procedentes de la Fitoterapia. La fitoterapia es la ciencia del uso extractivo de plantas medicinales. El conocimiento de las propiedades terapéuticas de las plantas se encuentra en auge debido a los descubrimientos constantes de nuevas especies de plantas, que hacen que día a día se sumen importantes investigaciones clínicas y se descubren o confirman numerosos efectos farmacológicos. La fitoterapia pertenece al ámbito de la medicina y es ejercida por médicos y por fitoterapeutas. Hoy en día la ciencia confirma la presencia en las plantas de compuestos químicos con acciones farmacológicas, denominados principios activos, que constituyen muchas veces los ingredientes primarios utilizados por laboratorios farmacéuticos como punto de partida en el desarrollo de formas comerciales que serán patentadas para su uso terapéutico.

   Un problema importante de la Fitoterapia es que se venden compuestos de plantas como eficaces pero que no han demostrado su eficacia clínica y que además no funcionan. Suele ser común en compuestos preventivos cuyos efectos son a largo plazo y donde es más difícil establecer una relación causal entre el producto y el estado de salud.


PRODUCTOS MILAGRO

   También hay un gran negocio en torno a la venta de productos relacionados con nuestros deseos de sentirnos mejor o más saludables pero que en su inmensa mayoría son ineficaces o directamente un fraude. Se les llama productos milagro Pueden venderse en farmacias, herbolarios o tiendas de dietética, tiendas de suplementos deportivos, o tiendas especializadas. Estos productos suelen tener el gancho de lo natural aunque no siempre lo sean (vende más gracias al mito de que lo natural es siempre mejor y más sano). Para adelgazar, tener más energía, mejorar la memoria, crece-pelos, antirronquidos, mejorar el rendimiento deportivo, etc. y que en su inmensa mayoría no sirven de nada ni hay estudios que lo avalen. A veces se montan negocios de centros o tiendas de adelgazamiento que nos ofrecen un plan de adelgazamiento pero que en realidad son una estrategia comercial para vendernos sus ineficaces productos. 

    Alimentos funcionales. son aquellos alimentos que son elaborados no solo por sus características nutricionales sino también para cumplir una función específica como puede ser el mejorar la salud y reducir el riesgo de contraer enfermedades. Para ello se les agregan componentes biológicamente activos, como minerales, vitaminas, ácidos grasos, fibra alimentaria, antioxidantes, etc. La legislación actual obliga a haber demostrado que tienen alguna propiedad con algunos estudios. Intentan burlar la legislación para presentarlos engañosamente como mejores de lo que en realidad son. Además son más caros, y suelen tener  en muchos casos cantidades insignificantes del producto como para que realmente hagan algún efecto. Pero en cualquier caso son productos innecesarios, a pesar de que puedan tener alguna propiedad beneficiosa  Lo que se podría conseguir con los componentes de estos alimentos no es nada que no se obtenga ya con una alimentación saludable. Resumiendo, que no curan ni solucionan problemas de salud y que si no se lleva una vida sana no sirven para nada (la gente que los suele consumir son los que no la llevan, sobre todo para "compensar"   
  
    Muchos de estos problemas se solucionan de forma eficaz simplemente llevando un estilo de vida más saludable, siguiendo una dieta, haciendo ejercicio, menos estrés, y no malgastando nuestro dinero comprando productos ineficaces ni complementos que nuestro cuerpo no necesita. Podemos pensar que el éxito ha sido gracias al producto que nos han vendido cuando en realidad ha sido el cambio en nuestro estilo de vida. 

   Otras veces nos venden productos o remedios que supuestamente sirven para curar enfermedades graves como el cáncer, el Sida u otras, pero cuya eficacia es nula (En España fue famoso el caso del Bio Bac). Incluso estos productos se nos venden como si sirvieran a la vez para solucionar todo tipo de enfermedades graves convirtiéndose en auténticos productos milagro. No es creíble por otro lado que un solo producto pueda servir a la vez para curar múltiples enfermedades con lo complejo que es curar una sola de ellas y  encima que nos digan que al ser natural carece de efectos secundarios o es mucho más potente que otros productos; es ofrecer soluciones sencillas ante problemas de salud complejos. Para dar impresión de seriedad nos pueden decirnos que el producto está avalado por algún organismo científico o público serio, a ser posible con nombre anglosajón para que suene aún mejor, por ejemplo "The health sciences Institute", que traducido al español significa Instituto de ciencias de la Salud. Tal organismo sin embargo no es ningún organismo público sino una web de la misma empresa que vende ese producto y utiliza ese nombre para dar imagen de seriedad y confundir a la gente como si algún organismo público o científico serio avalara estos productos, pero no es más que una estrategia de marketing. ¿Y donde están publicados los estudios que avalan el producto? Quizás en ningún sitio o bien en publicaciones alternativas sin ningún prestigio científico y con estudios mal diseñados, y si finalmente en alguno de ellos se ha hecho un estudio serio no llegan realmente a demostrar un efecto relevante sobre la salud salvo que los resultados sean malinterpretados. También nos pueden presentar una lista de estudios pero que no son estudios clínicos sobre el producto en sí, sino una serie de estudios generales que abultan la bibliografía. 


Por último si no es suficiente y para justificarse recurren a teorías conspiranoicas inventadas de que no interesa a las farmacéuticas. Pueden decir por ejemplo que el producto es una planta y que una planta no se puede patentar y por eso no interesa. Mezclan una verdad con una mentira, ya en realidad lo que se patenta es el medicamento basado en el principio activo de la planta. Un ejemplo es la aspirina que no es otra cosa que ácido acetilsalicílico que es el principio de la hoja de sauce, lógicamente la hoja de sauce no se puede patentar pero si la aspirina. Encima van y pueden llegar a decir con toda la cara que no han podido sintetizar el principio activo ¡Vaya que pena! Saben todo del principio activo, montones de experimentos pero no pueden sintetizarlo, no es creíble.

ILUSIÓN DE CAUSALIDAD

   Ya he hablado en otros artículos que nuestro cerebro está especialmente acostumbrado a relacionar fenómenos. Si algo ocurre antes de un suceso, tendemos a pensar muchas veces que ese hecho debe haber sido la causa de ese suceso. Muchas veces acertaremos, pero otras patinaremos estrepitosamente. Siguiendo el ejemplo comentado anteriormente, la ilusión de causalidad aparecería así: Si me tomo una pastilla y el dolor de cabeza desaparece poco después, pienso que ha sido la pastilla la causa del cese del dolor. Ese razonamiento estaría muy bien si no fuera porque en esa desaparición del dolor han intervenido otros factores aparte de la pastilla que nosotros hemos ignorado inconscientemente o desconocemos. El que nuestro estado de salud mejore después de una práctica terapéutica no demuestra que ésta haya sido la causa de la mejoría ¿Cuáles pueden ser estos factores?

   El no tener claras las causas de algo es una forma de pensamiento mágico a la que habitualmente le llamamos superstición y del que ya he hablado en otro artículo. Es decir, le atribuimos un efecto a una causa o creencia que nos parece "lógica" o simplemente nos gusta, o nos dijeron que funcionaba. Esta forma de pensar nos hace llegar a conclusiones tajantes sobre nuestra salud aunque en realidad no tenemos datos suficientes para sostenerla.



¿POR QUÉ FUNCIONAN APARENTEMENTE ENTONCES LOS TRATAMIENTOS ALTERNATIVOS?

  • REMISIÓN NATURAL
   La enfermedad puede haber seguido su curso natural. Un importante porcentaje de las enfermedades es capaz de remitir sin ningún tratamiento gracias a la capacidad del cuerpo humano para vencer la enfermedad. En los extremos de ese rango de enfermedades con posibilidad de remisión encontramos por un lado, a la gripe, con una remisión de prácticamente el 100% (que dura 7 días con medicación y una semana sin tomar nada) y, por el otro, a ciertos casos de cáncer, que remiten muy raramente por sí mismos (y entonces se consideran milagros). Un dolor de cabeza va a terminar remitiendo por sí mismo más temprano o más tarde según las causas que lo hayan desencadenado. ¿Cómo podemos estar seguros de que ha sido la pastilla y no nuestro cuerpo?

   Salvo casos de especial gravedad, nuestro cuerpo se las arregla bastante bien para enfrentar y contrarrestar las enfermedades. Nuestro cuerpo tiene un complejo y bien afinado sistema inmunitario que reconoce y combate agentes patógenos (productores de enfermedades). 

  • REMISIÓN ESPONTÁNEA
Ciertas curas reportadas anecdóticamente pueden deberse a la rara pero posible "remisión espontánea". Incluso, en ocasiones, algunos cánceres con mal pronóstico desaparecen sin tratamiento adicional. Un oncólogo con experiencia reportó que ha visto doce de esos eventos entre cerca de seis mil casos que ha tratado (Silverman, 1987). Los mecanismos exactos responsables de remisiones espontáneas no se conocen bien, pero muchas investigaciones se están dedicando a revelar y posiblemente aprovechar esos procesos del organismo, responsables de esas mejorías inesperadas. Por su parte, las terapias alternativas pueden recibir el crédito por este tipo de remisiones, debido a que muchos pacientes desesperados recurren a ellas cuando sienten que no tienen nada que perder. Cuando las terapias "alternativas" afirman que han alejado a muchas personas desahuciadas de la muerte, rara vez revelan qué porcentaje de su clientela representa esa feliz excepción. Lo que se necesita es la evidencia estadística de que sus "tasas de curación" superan la tasa de remisión espontánea conocida y la tasa de respuesta al placebo para las condiciones que dicen tratar.

  • REGRESIÓN A LA MEDIA
   Cuando estamos muy enfermos, lo más probable no es que empeoremos infinitamente, sino que nos sintamos mejor, asunto que sin conocerlo aprovechan muy bien numerosos vendedores de curaciones más que dudosas. Las personas tienden a buscar un tratamiento cuando los signos y síntomas de la enfermedad son más evidentes y serios. Sin embargo, por la evolución natural de muchas enfermedades, éstas suelen remitir a una clínica más leve pasado un tiempo.  Así, por ejemplo, un dolorcillo ligero de cabeza suele ignorarse frecuentemente mientras que a una incapacitante migraña muy raramente se le hará caso omiso. Cuando buscamos un tratamiento, el dolor está en todo su apogeo y lo frecuente es que se vaya aliviando por sí mismo. Este fenómeno es especialmente llamativo en enfermedades crónicas que cursan a brotes cíclicos donde hay temporadas en las que se está muy mal y otras en las que la enfermedad apenas se muestra. Como ejemplos: la psoriasis, el lumbago, el lupus...

A veces podemos senitr un alivio temporal, que después vuelve a su estado habitual

   Además, muchas de las personas que acuden a la medicina alternativa llegan en la fase más florida o manifiesta de la enfermedad que, por su historia natural y como he explicado, tiende a remitir al poco tiempo sus síntomas y signos independientemente del tratamiento seguido.

    Muchas enfermedades son cíclicas. Los síntomas de cualquier enfermedad fluctúan a lo largo del tiempo. La gente con artritis tiene días malos y días buenos. El dolor empeora por un tiempo y luego mejora por cierto otro tiempo. Si utilizas un tratamiento alternativo cuando el dolor está fuerte, probablemente estaba a punto de mejorar de todos modos

  •    EFECTO PLACEBO
    No es estrictamente necesario que un tratamiento tenga que tener algún efecto activo para producirnos una mejora en nuestra salud. Muchas veces, los síntomas de una persona pueden mejorar por el simple hecho de creer que va a mejorar. Una simple sustancia inocua como una pastilla de azúcar puede hacernos mejorar si estamos convencidos de sus beneficios curativos creyendo que es un fármaco o producto que produce cierto efecto. El dolor, precisamente, es uno de los síntomas que más pueden aliviarse gracias a este extraño fenómeno. Por lo tanto, cuando tomamos una pastilla (sea o no efectiva) para nuestro dolor de cabeza tenemos que tener en cuenta un potencial efecto placebo que puede engañarnos y hacernos pensar que, realmente, el tratamiento ha sido efectivo. La cuestión es que, en este caso, es muy difícil distinguir un placebo de un tratamiento efectivo sólo por esta experiencia personal.

    Las sustancias placebo se utilizan de diversos modos, pero no pueden nunca reemplazar a los fármacos reales: no es lo mismo calmar un simple dolor de cabeza que tratar una metástasis de cáncer en todo el cuerpo. Los placebos no curan realmente pero alivian los síntomas subjetivos como el dolor al liberar ciertos neurotransmisores en el cerebro. Las enfermedades que más susceptibles son de mejorar ante un placebo son aquellas psicológicas: Depresión, dolor, ansiedad, etc.

   Todos somos sugestionables. Si nos dicen que algo va a dolernos, es más probable que duela. Si nos dicen que algo nos hará sentir mejor, probablemente lo hará. Cualquier cosa que nos distraiga de pensar en nuestros síntomas es probable que ayude. En algunos estudios científicos que comparan un tratamiento real con pastillas placebo, una media del 35% de la gente dice que se siente mejor después de tomarlas. El verdadero tratamiento debe hacerlo mejor si queremos creer que es realmente efectivo.

   La amplia mayoría de tratamientos que se indican en medicinas alternativas son justamente para enfermedades que remiten naturalmente con muchísima frecuencia o que son muy susceptibles al placebo.

   Una mejora de ánimo temporal puede confundirse con una cura. Si un practicante te hace sentir optimista y esperanzado, puedes creer que te sientes mejor cuando la enfermedad realmente no ha cambiado.

   Las necesidades psicológicas pueden afectar nuestro comportamiento y percepciones. Cuando alguien quiere creer algo con suficiente ahínco, puede convencerse a sí mismo de que ha sido ayudado. Se sabe de gente que ha negado los hechos – negarse a ver que un tumor sigue aumentando-. Si han invertido tiempo y dinero, no quieren admitir que fue desperdiciado. Vemos lo que queremos ver; recordamos las cosas del modo en que queremos que hubieran pasado. Cuando un médico está intentando sinceramente ayudar a un paciente, el paciente siente una especie de obligación social de satisfacer al médico mejorando.

  •  PLACEBO EN NIÑOS Y ANIMALES
   Está más que documentada la existencia de efecto placebo tanto en bebés, niños pequeños como en mascotas. ¿La razón de su existencia? Tal vez ellos no se sugestionen directamente por la creencia curativa de una pastilla, pero sí que conocen los cuidados y la atención que muestran los padres hacia sus hijos o los dueños hacia sus mascotas cuando están enfermos y les dan algo para que mejoren. Al final, terminan asociando que lo que están haciendo les curarán de una manera u otra. También utilizando placebos apuntan a que los cuidadores tienden a pensar que el animal mejora aun cuando no existe realmente un tratamiento ni una mejora relacionada con él.

    De hecho, los estudios clínicos realizados en niños y en mascotas se hacen también con un grupo de placebo donde se aprecia inequívocamente que este efecto existe. No debemos olvidar, además, que la remisión natural de la enfermedad está también presente en los dos grupos. Así que decir que un tratamiento alternativo funciona porque lo hace en mascotas o niños sin efecto placebo es algo erróneo y falaz.

  • ALGUNOS SÍNTOMAS PODRÍAN HABER SIDO PSICOSOMÁTICOS
    Una dificultad constante para tratar de medir la eficacia terapéutica es que muchos padecimientos físicos pueden surgir de la angustia psicosocial y se alivian con apoyo y consuelo. A primera vista, estos síntomas (en varios momentos llamados "psicosomáticos", "histéricos", o "neurasténicos") se asemejan a síndromes médicos reconocidos. Los sanadores "alternativos" atienden a estos miembros "sanos preocupados" que son erróneamente convencidos de que están enfermos. Sus quejas son instancias de somatización, la tendencia a expresar sus preocupaciones psicológicas en un lenguaje de síntomas similares a los de las enfermedades orgánicas. 

    Los terapeutas "alternativos" ofrecen confort a estos individuos que, por razones psicológicas, necesitan que otros crean que hay etiologías (orígenes) orgánicas para sus síntomas. A menudo, con la ayuda de dispositivos de diagnóstico pseudocientíficos, estos practicantes marginales refuerzan la convicción del somatizador de que el establishment médico de mente cerrada y sangre fría, no puede encontrar nada que esté físicamente mal porque es tanto incompetente como desleal al negarse a reconocer una condición orgánica muy real. Una gran parte de los diagnosticados con "fatiga crónica", "síndrome de sensibilidad ambiental", y varios trastornos de estrés se parecen mucho a somatizadores clásicos. Cuando el terapeuta complementario realiza el ritual de "entrega del tratamiento", proporciona la tranquilidad, el sentido de pertenencia y el apoyo existencial que buscan sus clientes. La desventaja de atender el deseo de un diagnóstico médico para condiciones psicológicas es que promueve el pensamiento pseudocientífico y mágico, mientras indebidamente aumenta las tasas de éxito de los charlatanes. Lo más triste de todo es que se perpetúa el sentimiento anacrónico de que hay algo vergonzoso o ilegítimo con los problemas psicológicos.

    Incluso cuando no se produce una mejoría objetiva, las personas que apuestan fuerte a la "medicina alternativa" pueden convencerse a sí mismas de que han sido ayudadas. Según la teoría de la disonancia cognitiva, cuando las experiencias contradicen actitudes existentes, los sentimientos o el conocimiento, se produce angustia mental. La gente tiende a aliviar esta discordia reinterpretando (distorsionando) la información que le ofende. Si no hay alivio, aún después de comprometer tiempo, dinero  en un tratamiento alternativo resulta demasiado desconcertante admitir que todo ha sido un desperdicio. La fuerte presión psicológica hace que se encuentre algún valor con el cual redimir el tratamiento, en vez de asumir que los esfuerzos han sido en vano. Las creencias básicas tienden a ser defendidas vigorosamente, deformando la percepción y la memoria. Los practicantes  son propensos a malinterpretar  y recordar las cosas como desearían que hubiesen ocurrido. Pueden ser selectivos en lo que recuerdan, sobrestimando sus éxitos aparentes e ignorando, minimizando o descartando sus fracasos. El método científico se desarrolló en gran parte a reducir el impacto de esta tendencia humana para saltar a conclusiones agradables. Además, las personas normalmente se sienten obligadas a corresponder cuando alguien les hace una buena acción. Como la mayoría de los terapeutas "alternativos" creen sinceramente que están ayudando, es natural que los pacientes quieran complacerlos a cambio. Sin darse cuenta, el paciente necesariamente infla su percepción sobre los supuestos beneficios que ha recibido.

    •  OTRAS CAUSAS

        Puedes haber recibido dos tratamientos y el tratamiento equivocado se llevó el crédito. Si tu médico te da una pastilla y además te tomas un remedio casero, puedes darle el crédito al remedio casero. O quizás ha habido otro cambio en tu vida al mismo tiempo que ha ayudado en el tratamiento de la enfermedad y éste es la verdadera razón por la que has mejorado.

        El diagnóstico o el pronóstico original pueden haber sido incorrectos. A veces los médicos se equivocan en su diagnóstico. Mucha gente por ejemplo ha sido supuestamente curada de cáncer cuando en realidad jamás tuvo un cáncer. Los médicos que le dicen a un paciente que sólo tiene 6 meses de vida están sólo estimando y pueden estimar mal. Lo mejor que pueden hacer es decir que el paciente medio con esa enfermedad vive 6 meses – pero la media significa que la mitad de la gente vive más tiempo.

        Efectos terapéuticos de la consulta. El cuidado, preocupación y consuelo que el paciente experimenta cuando se confía en un cuidador compasivo puede tener un efecto positivo en el bienestar del paciente. Frente a la rapidez y frialdad de los saturados sistemas de salud los terapeutas alternativos se muestran muchas veces más cercanos con sus pacientes, les dedican más tiempo, se interesan más por la persona. Pueden considerar la totalidad de los síntomas de los pacientes, rasgos de personalidad, estado físico y psicológico e historia de vida. Uno puede sentirse en la consulta de un médico como si fuera también psicólogo. Incluso si a la vez se está siguiendo un tratamiento convencional podemos pensar que el alternativo es el que nos ha curado por habernos tratado mejor y dedicado más tiempo, aunque en realidad el que haya funcionado ha sido el otro.

       Cese de tratamientos desagradables. A menudo los pacientes abandonan tratamientos médicos tales como cirugía, fármacos, quimioterapia, etc. los cuales  pueden causar efectos secundarios molestos; la mejoría es atribuida al tratamiento alternativo cuando la causa real es el cese del tratamiento que causaba los efectos colaterales en primer lugar, pero la enfermedad subyacente permanece sin tratar y aún es un peligro para el paciente.

        Factores diversos relacionados con el medio ambiente o nuestro estilo de vida: un cambio en el clima, el que dejemos de usar una prenda de ropa que nos provoca reacciones alérgicas, lo que comemos o dejamos de comer, la calidad del aire, la presión atmosférica, el estrés, nuestro estado de ánimo, la temperatura ambiente, el hacer ejercicio físico, tomarnos unas vacaciones o un cambio de residencia, cambiar nuestros hábitos de vida o cuidarnos más, las condiciones laborales, las relaciones sociales, etc. Todo esto puede influir en nuestra salud y en que nos sintamos mejor.

    OTROS ARGUMENTOS A FAVOR DE TRATAMIENTOS ALTERNATIVOS

     

    • Pues si tiene tantos clientes, será porque funciona

       Aquí llegamos a la típica falacia ad populum o ad numerum donde se afirma que una cosa tiene que funcionar si la utiliza mucha gente. Lamentablemente, esto no es así. Millones de personas pueden estar equivocadas o estar siendo engañadas. Pueden mencionarse incontables ejemplos al respecto pero existe uno muy reciente y llamativo: No hace muchos años se vendían millones de pulseras electromagnéticas en España para tratar dolores y múltiples enfermedades que no tenían ninguna eficacia. Eran una burda estafa pero tuvieron éxito.

    • Pues la medicina alternativa es mejor que la medicina científica porque no tiene efectos adversos o secundarios 
    No es cierto. Están constatados muchos casos de efectos secundarios de personas que han seguido tratamientos alternativos. En otros casos los efectos secundarios son escasos o nulos, pero hemos de tener en cuenta que hablamos de productos ineficaces o puros placebos.

     

    • Pues este tratamiento tiene siglos de antigüedad

       Aquí encontramos otra típica falacia, la de la tradición. Viene a decir que si una cosa se está utilizando desde hace mucho tiempo, debe ser porque funciona o está bien. Sin embargo, y más en medicina, esto no es así.

       Pongamos un ejemplo con la homeopatía. Cuando se desarrolló la homeopatía a principios del siglo XIX por Samuel Hahnemann basó esta disciplina en los conocimientos (erróneos) que tenía sobre las enfermedades en aquella época. ¿Cuáles eran estos conocimientos? El siguiente párrafo es bastante esclarecedor:
        Para Hahnemann la enfermedad no es causada por ningún agente físico discreto, sino por la falta de armonía con la «fuerza vital», así que se preguntaba «¿Ha visto alguien alguna vez la materia de la gota o el veneno de la escrófula?» Unas décadas después de la muerte de Hahnemann, Garrod demostró que el urato monosódico es «la materia de la gota» y Koch que Mycobacterium tuberculosis es «el veneno de la escrófula». Sin embargo, para los homeópatas la gota y la tuberculosis siguen teniendo su origen en un desequilibrio del espíritu.
        Si hoy en día los médicos científicos aplicaran sangrías siguiendo la teoría de los cuatro humores (teoría que se utilizó durante muchos más siglos que la homeopatía) no tardarían en aparecer denuncias y pánico social. ¿Por qué, sin embargo, una disciplina igualmente errónea como la homeopatía tiene más validez que los cuatro humores?

    Las medicinas alternativas suelen funcionar por modas. Por ejemplo la homeopatía estaba casi olvidada, tuvo su éxito cuando la medicina científica estaba poco desarrollada y se practicaban muchos métodos ineficaces, pero con el desarrollo de la medicina científica fue cayendo en el olvido. Ahora se ha puesto de moda con el resurgir de las terapias alternativas. La medicina de verdad, la que funciona, no sigue las modas. Una vez que algo de verdad funciona ahí se queda a no ser que surja un método o medicamento aún mejor.

       Es importante valorar también la dificultad y la cantidad de años de estudios y formación que se requieren para tener una especialidad en medicina y lo fácil que por el contrario que llega a resultar tener una especialidad en una medicina alternativa. Para tener una especialidad en medicina alternativa no es necesario ser previamente médico. Al no haber titulaciones académicas oficialmente reconocidas es posible, por ejemplo, sacarse fácilmente por Internet títulos en homeopatía y otras disciplinas relacionadas con la salud. No hay garantías suficientes de que nos esté tratando un profesional con una buena formación en su campo. Nadie puede anunciarse como médico sin serlo, sería intrusismo profesional y es un delito. Sin embargo cualquiera puede anunciarse como terapeuta, homeópata o cualquier otra titulación no reconocida oficialmente sin tener ningún problema legal

     

    • Pues la medicina científica y la industria farmacéutica es un negocio

       Esta falacia se utiliza para desacreditar a los fármacos convencionales y, así, reforzar la idea de que la medicina alternativa es válida y "altruista". Aplicamos un doble rasero de medir. Sin embargo, lo alternativo también es un gran negocio. De hecho, el margen de beneficios de venta de productos alternativos es mucho mayor que las farmacéuticas convencionales. No invierten en grandes y rigurosos ensayos clínicos para demostrar la eficacia de sus tratamientos lo que abarata, por mucho, el coste de producción. Los ensayos clínicos son necesarios para comercializar cualquier fármaco convencional. Por otro lado una vez que caduca la patente de un medicamento, este pasa a genérico y cualquiera puede fabricarlo libremente sin pagar nada por la patente, en cambio los productos alternativos nunca pasan a genéricos.

       Muchos se amparan en ciertas malas prácticas demostradas de la industria farmacéutica. Aún así, no caigamos en la falacia. Que algo sea un negocio no implica directamente que los que lo desarrollan sean unos estafadores. Simple y llanamente, las industrias de productos alternativos y las industrias farmacéuticas son negocios ambos, por mucho que se nieguen a pensarlo algunos. Por último, hay que tener en cuenta lo caros que son algunos tratamientos alternativos con respecto a la mayoría de fármacos.

        Es cierto que hay muy malas prácticas muy criticables en las farmacéuticas y que la regulación debe mejorar aún más para evitarlas. Es el problema de cuando la salud es un negocio. Tampoco debemos olvidarnos de las malas prácticas de la industria que vende los productos alternativos que se aprovecha de una regulación aún bastante menor que la que tienen las farmacéuticas. Pero en justicia hay que decir algo importante. Para que un medicamento se autorice y pueda salir al mercado se le exige haber demostrado su eficacia con los ensayos clínicos comentados. Estudios que por cierto llevan años de estudios y muchos miles de Euros. Sin embargo para vender cualquier otro producto no farmacéutico no se le exige nada de esto pues pueden venderse como complementos alimenticios. Por otro lado si hubiera una verdadera conspiración farmacéutica contra estos productos alternativos habría que preguntarse porque todos estos productos se anuncian a bombo y platillo en todos los medios y se venden con tanta libertad en cualquier farmacia haciéndose todo tipo de llamativa publicidad. Recientemente ha habido una gran polémica con el intento de autorización como medicamentos por parte del Ministerio de los productos homeopáticos. Lo grave es que en ningún punto del reglamento se le exige a estos productos haber demostrado su eficacia con ensayos clínicos, tan sólo que no sean tóxicos. Para que después se hable de presión de las farmacéuticas no nos olvidemos de la presión de la industria homeopática y la cantidad de millones que mueven algunos de sus laboratorios. Pero por Internet encontrarás todo tipo de teorías anti-farmacéuticas y pro-naturalistas disfrazadas de ciencia, a veces con mucha argumentación como pasa con la homeopatía 

     

    • Pues hay médicos que recomiendan tratamientos alternativos, por ejemplo  homeopatía, acupuntura, etc. o también son homeópatas, acupuntores, etc.

       Aunque la mayoría de médicos aplican tratamientos de eficacia comprobada científicamente, hay una minoría que recomienda terapias sin criterios objetivos, ceñidos a la preferencia personal. Como en todas las profesiones, hay buenos profesionales y malos profesionales. Y, en medicina, la mayoría de profesionales  aplican tratamientos que demuestran ser efectivos y profesionales que aplican tratamientos porque creen en ellos.

     

    • Pues en algunos sistemas nacionales de salud está por ejemplo aprobada la homeopatía, la acupuntura, etc.

        Aquí nos encontramos una forma refinada de la falacia ad populum. En este caso, se deduce que si la homeopatía está en varios sistemas nacionales de salud, debe ser porque funciona. Una vez más, esto no es cierto. Los políticos (que son los que se encargan de estas cosas) no tienen ni idea de medicina y muchas de sus acciones están determinadas por presiones sociales, económicas, de negocios, etc. en lugar de razones científicas. Que en un determinado país se haya aprobado la homeopatía para el sistema de salud tan sólo significa que se ha tomado esa decisión sin tener en cuenta criterios científicos.
        Peculiar fue el caso de Suiza donde se aprobó inicialmente la homeopatía y, tras comprobar con varios estudios que no tenía eficacia alguna, fue retirada del sistema de salud. No obstante el reconocimiento oficial de una de estas disciplinas alternativas es lo menos común. Algunas universidades han llegado a dar postgrados o cursos de medicinas alternativas que no son títulos que se correspondan con ninguna titulación oficialmente reconocida. Esto es una especie de matrimonio de conveniencia, a ciertos profesionales alternativos les interesa tener cierto reconocimiento académico ya ciertas universidades les interesa tener una buena fuente de financiación (detrás de estos cursos universitarios está el dinero de quien los financia).

     

    • Pues si se vende en farmacias será porque funciona

       Si las farmacias tuvieran que retirar los productos que no han demostrado eficacia tendrían que retirar muchísimos productos. Es un hecho, los farmacéuticos venden muchos preparados que no han demostrado nada, simple y llanamente se venden porque hay demanda y dan dinero. Recordemos que las famosas pulseras electromagnéticas también se vendían en farmacias. Por tanto, plantear que si se venden en farmacias es porque funcionan, no se trata nada más que de otra argumentación falaz.

     

    • Pues... ¡eres un vendido de las farmacéuticas!

       El recurso y pataleo final: la falacia ad hominem. Desacreditar y descalificar a la persona con la vaga intención de rebatir sus argumentos. Las falacias varían entre decir que estás vendido a las farmacéuticas, que eres un prepotente o un ignorante. Suelen ser falacias utilizadas frecuentemente por aquellos más fanáticos, conspiranoicos y con menos conocimientos.

    ENSAYOS CLÍNICOS

        Por lo tanto, ante tantos factores que nos confunden, ¿de qué forma podemos estar seguros de que el tratamiento que hemos tomado es efectivo y no un mero placebo, una mera remisión natural o una regresión a la media? ¿Cómo podemos saber si un grupo de personas tiene razón o está equivocada? Con la ciencia. La única forma de saber si un tratamiento funciona o no es con ensayos clínicos. La respuesta está en los ensayos clínicos más rigurosos, que son aquellos que está sistematizados, aleatorizados (los grupos tratados con placebo o tratamiento activo se dividen al azar) y a doble ciego (ni los pacientes ni los médicos saben cuál es el tratamiento efectivo y cuál el placebo). Aunque muchas veces no se valoren como es debido, los ensayos clínicos han sido uno de los grandes avances de la medicina porque nos han permitido conocer, con garantías, la verdadera eficacia de los medicamentos. Sin duda, un punto de partida indispensable para el progreso de la medicina, pues nos permite rechazar lo que no tiene efecto y centrarnos en los tratamientos efectivos. Todo lo demás son opiniones personales sin fundamentos. Si se requirieran estudios clínicos para comercializar un producto no habría tantos productos ineficaces a la venta, y a día de hoy muchos estafadores no tendrían los bolsillos llenos.

       Para hacer un correcto ensayo clínico como en toda investigación científica tenemos que tener controladas todas las posibles variables que influyen en la enfermedad o el tratamiento. Podemos, por ejemplo, encontrar a personas que tengan la enfermedad A y, manteniendo controladas todas las demás posibles causas de una curación, hacer que la mitad de ellos se someta a los efectos de B. El método científico nos permite evaluar todas las posibles causas de un efecto hasta encontrar las que son, efectivamente, las responsables de tal efecto.

       Gracias a un ensayo clínico podemos comparar el alivio provocado por un placebo y por un tratamiento efectivo.  Sabremos, con garantías, que el tratamiento efectivo lo es por sí mismo porque consigue aliviar por ejemplo un dolor de cabeza en un porcentaje de personas evidentemente mayor que el placebo. Como, además, los estudios se hacen con cientos o miles de personas, las remisiones naturales o las regresiones a las medias ocurrirán, pero en ambos grupos por igual, lo que nos permite descartar estos factores de confusión.

        Los resultados anecdóticos de curación no indican, por ellos mismos, que un tratamiento haya resultado efectivo. La única forma correcta y rigurosa para saber si un tratamiento (sea el que sea) de verdad cura es haciendo ensayos clínicos controlados en un gran número de personas comparado con placebo u otro tratamiento distinto si lo que queremos es comparar dos tratamientos.

    ¿QUE PODEMOS HACER NOSOTROS?

         El problema de buscar información es que Internet está llena de páginas alternativas donde la información es muy poco fiable

    Así pues, ¿qué puede hacer un ciudadano de a pie para saber con garantías si lo que está tomando es efectivo? Desde luego, realizar un ensayo clínico no entra dentro de sus posibilidades pero sí puede consultar aquellos ya realizados a través de webs como Pubmed o Cochrane (aunque, eso sí, es necesaria cierta formación detrás) o la base de datos sobre medicinas, hierbas y suplementos de Medline Plus (apto para todos los públicos). La otra posibilidad es consultar a su médico de confianza que practique la medicina basada en la evidencia (desgraciadamente, hay muchos que no cumplen este requisito). Una última opción, aunque más desesperada y mucho menos fiable, es asumir que el tratamiento es efectivo porque está comercializado y se vende en la farmacia. En ocasiones puede ser así, pero hay muchos tratamientos que cumplen estos dos requisitos y son meros placebos, generalizados (como la homeopatía) o para ciertas indicaciones concretas (las vitaminas indicadas para el cansancio, los mucolíticos en resfriados, etc.).

       Ahora que conocen todos estos detalles, la próxima vez que valoren la eficacia de su tratamiento en base a su experiencia personal, recuerden esto: Cuando el "A mí me funciona" entra por la puerta, la razón y la ciencia médica sale por la ventana.


    PELIGROS DE LAS PSEUDOMEDICINAS Y SUPERCHERÍAS
    •  Pueden tener efectos secundarios a pesar de la opinión de que son siempre inocuos. Algunos de los que  son inocuos son puros placebos.
    • Malgastamos nuestro dinero en unos tratamientos ineficaces y que a veces pueden ser muy caros.
    •  Estamos siendo engañados aunque normalmente no sea malintencionadamente. En algunos casos nos pueden estar estafando
    • La desconfianza en la medicina científica puede provocar sufrimiento a quien lo cree por no seguir ciertos tratamientos. No son pocas las personas que abandonan un tratamiento de eficacia demostrada para aferrarse  a uno alternativo. Si de lo que hablamos es de enfermedades graves el peligro y riesgo para la salud es innegable y, de hecho, existen muchas personas muertas por una fe ciega en estos tratamientos.
    • Es cierto que en la medicina científica también hay errores y que no tiene solución para muchas enfermedades (de esto se aprovechan las pseudomedicinas y supercherías para criticar), pero siempre es mucho menos arriesgado confiar en algo habitualmente basado en el conocimiento científico y en tratamientos de eficacia demostrada que no en algo que no lo está.

    EJEMPLOS DE PSEUDOMEDICINAS O TERAPIAS NO CIENTÍFICAS

    • Medicina tradicional china. Esta medicina se basa en el concepto de chi (o energía vital) equilibrado, que se cree recorre el cuerpo de la persona. Quienes practican esta medicina proponen que el chi regula el equilibrio espiritual, emocional, mental y físico y está afectado por las fuerzas opuestas del yin («energía» negativa) y el yang («energía» positiva). Según la medicina china tradicional, la enfermedad ocurre cuando se altera el flujo del chi y se produce un desequilibrio del yin y el yang. Esta medicina presupone la existencia en el organismo de unos canales energéticos llamados meridianos por los que circula la energía. Según esta medicina hay 5 elementos primordiales: madera, fuego, tierra, metal y agua   Los componentes de este tipo de medicina comprenden terapias de hierbas y alimentación, ejercicios físicos que restituyen la salud, meditación, acupuntura y masajes reparadores.  Con los amplios conocimientos científicos y médicos actuales sobre el cuerpo humano se demuestra que los principios de la medicina china son falsos.  Tales puntos, canales o conexiones en el cuerpo descritos por la  medicina china y acupuntura no son reales (ni siquiera todos los acupuntores se ponen de acuerdo en el número de ellos. Nunca han sido descubiertos la existencia de esa energía ni ninguno de los meridianos o puntos de energía con ningún instrumento, ni se corresponden o correlacionan con ningún sistema ni mecanismo fisiológico existente en el cuerpo humano. En la actualidad se conocen 112 elementos que constituyen la tabla periódica, pero ni la madera, ni el fuego, ni la tierra, ni el agua son "elementos". No tiene mucho sentido que los chinos con sus escasos conocimientos sobre el funcionamiento del cuerpo humano hubieran descubierto algo que hoy día resulta imposible con la más moderna tecnología. Es evidente que tales principios obedecen simplemente a un conjunto de creencias y al desconocimiento del funcionamiento del cuerpo humano lo que hace que el ser humano tienda a inventarse algo para suplir ese desconocimiento. Entonces ¿de donde salieron estas creencias? Pues de los horóscopos. Las narrativas médicas y astrológicas chinas son inseparables. Muchos trabajos de esta medicina china no están enfocados a la anatomía del cuerpo, sino a los cielos y la astrología. El "Zhenjiu Dacheng" y otros manuales de medicina china no son guías de exploración sobre los planos faciales o alguna otra estructura anatómica; son manuales de "medicina astrológica". Esta es la razón por la designación original de los meridianos principales  representan la posición angular (ángulo horario) del Sol y no las funciones fisiológicas que específicamente  se relacionan con cada una. Los antiguos escritos son tanto un compendio astrológico como un texto “médico”.Esta tabla representa una relación astrológica entre los 12 meridianos principales, los 12 órganos principales, y las constelaciones del zodiaco chino De hecho de 1900 a 1997, la expectativa de vida se dobló en China, de 30 a casi 70 años, pero este incremento no se debió a la acupuntura y su medicina tradicional, más que nada se debió entre otros factores a una revolución médica, debido a que se empezó a adoptar la medicina occidental moderna.
    • Acupuntura es una técnica que forma parte de la medicina tradicional china. Consiste en la inserción y la manipulación de agujas en el cuerpo con el objetivo de restaurar la salud y el bienestar en el paciente. Los ensayos clínicos rigurosamente controlados no han podido demostrar que la acupuntura cure ninguna enfermedad, ni atribuyen a la acupuntura una eficacia similar o superior  al placebo pese al conocimiento de la eficacia como analgésico en el tratamiento del dolor y otros síntomas subjetivos. Parte de su eficacia podría deberse a que las  sensaciones que ocasionan las agujas distraen al cerebro del dolor de la enfermedad ocasionando un alivio del mismo o a que al pincharnos nuestro organismo segrega adenosina (nucleósido que tiene efectos sedantes e inhibitorios sobre la actividad neuronal). No obstante falsas agujas que se colocan en los pacientes dándoles la impresión que realmente se están clavando producen los mismos resultados terapéuticos que las auténticas. Igualmente cuando se aplica una falsa acupuntura (se clavan las agujas en puntos al azar y no en los que tradicionalmente admite la acupuntura) obtiene los mismos resultados que la auténtica, demostrando que tales puntos o meridianos de los que habla la acupuntura no son reales. Por otro lado la acupuntura tal y como la conocemos no es tan ancestral como se piensa, pues antes del siglo XX simplemente se clavaban las agujas en la zona del dolor.
    •  La moxibustión es una terapia alternativa, sin base científica segura, procedente de la medicina oriental que utiliza la raíz prensada de la planta altamisa o artemisa a la que se le da forma de cigarro puro denominado moxa. Juega un importante rol en los sistemas de medicina de China, Japón, Corea, Vietnam, Tíbet, Mongolia. Los proveedores usualmente envejecen la altamisa y la muelen hasta convertirla en polvo; y los practicantes lo queman o lo procesan aún más en escamas que recuerdan a cigarros. A veces lo usan indirectamente, con agujas de acupuntura, y otras lo queman cerca de la piel del paciente.

    • La reflexología, reflexoterapia o terapia zonal es la práctica de estimular puntos sobre los pies, manos, nariz u orejas (llamados «zonas de reflejo»), basada en la creencia pseudocientífica de que ese masaje tendría un efecto benéfico en un órgano situado en otro lugar del cuerpo. La justificación de la reflexología proviene de la acupuntura. 
      Según los practicantes de la reflexoterapia, la digitopuntura (opresión en puntos concretos y bien especificados) puede aliviar numerosas dolencias. No existe ninguna evidencia científica de que la reflexología tenga algún efecto beneficioso sobre el organismo.
      Aunque los poderes curativos de la reflexología no están demostrados científicamente como mínimo se sentirá una relajación total, ya que se esta realizando un masaje. Si se cuenta con problemas de circulación también puede ser muy positivo someterse a una sesión de reflexoterapia ya que el masaje favorecerá la circulación 
      Se ha observado empíricamente que sus practicantes no son capaces de diagnosticar correctamente los problemas de los pacientes.
      También se alega que la reflexología se basa en premisas que no están comprobadas, la cual afirma que las terminaciones nerviosas de órganos concluyen en alguna extremidad. Tampoco hay suficientes estudios clínicos para demostrar su eficacia.
      También se ha alegado que los principios en que dice basarse (todos los órganos del cuerpo están «reflejados» en los pies o en la nariz), son absurdos desde el punto de vista del conocimiento firmemente adquirido acerca del funcionamiento del cuerpo.
      En ausencia de pruebas empíricas de la validez de las pretensiones de la reflexología, y dada su inconsistencia teórica, es considerada por la comunidad médica y científica una pseudociencia.
      Por ello la validez de la reflexoterapia está cuestionada, más allá de la sensación subjetiva de alivio (efecto placebo) que pueda experimentar quien se somete a un masaje.
    • Ayurveda. Es un antiguo sistema de medicina tradicional originado en la India. Una de las bases de la medicina aiurvédica son los doshas (palabra sánscrita que significa ‘humores’ o ‘aires vitales’, aunque desde fines del siglo XX se prefiere traducir con términos de apariencia más científica: ‘temperamentos’, ‘biotipos’, ‘energías’, ‘fuerzas’ o ‘principios metabólicos’). La medicina aiurveda clasifica tres humores, en relación a los que genera el tratamiento: La medicina aiurveda incluye dieta y medicamentos de herboristería y masajes. No se ha encontrado tampoco ninguna relación entre estos principios y mecanismos con el cuerpo humano o la salud.
    • La quiropráctica (no confundir con quiromasaje). Se ocupa del diagnóstico, tratamiento y prevención de los trastornos mecánicos del sistema musculoesquelético, y de los efectos de éstos en el sistema nervioso y en la salud general. Se basa en tratamientos manuales incluyendo el ajuste vertebral y otras manipulaciones articulares y de tejidos blandos. Según sus detractores  las revisiones sistemáticas no han encontrado evidencia de que la quiropráctica sea efectiva. Sostienen que tampoco existe evidencia de que la manipulación de la columna tal como la defienden los quiroprácticos tenga ningún efecto terapéutico más allá del efecto placebo, existiendo además riesgos en la manipulación de las vértebras y en los giros que practican
    • Osteopatía. Sistema de diagnosis y tratamiento donde se pone una atención especial en la estructura y los problemas mecánicos del cuerpo. Se basa en la creencia que los huesos, los músculos, las articulaciones y el tejido conectivo no solo tienen la función evidente de formar parte de nuestro cuerpo, sino que desempeñan un papel central en el mantenimiento de la salud.
      El tratamiento osteopático consiste en tratar las disfunciones, que se puedan encontrar en la columna vertebral, las articulaciones, el sistema nervioso, el sistema muscular, las vísceras, el cráneo. Busca recuperar el equilibrio corporal perdido, reactivando sus mecanismos de autocuración con diversas técnicas terapéuticas: manipulaciones articulares, técnicas de energía muscular, de movilización, de estiramiento, entre muchas otras. La osteopatía se basa en la creencia de que todos los sistemas del cuerpo trabajan conjuntamente, están relacionados, y por tanto los trastornos en un sistema pueden afectar el funcionamiento de los otros. Es por tanto una práctica de tipo holístico o global. La osteopatía es considerada desde el punto de vista científico como una pseudociencia ya que los principios médicos en que se basa (holismo, restablecimiento del flujo sanguíneo para curar, etc.) responden a concepciones antiguas del organismo y las enfermedades actualmente superadas, y no están demostrados. Según sus críticos, sus efectos beneficiosos son indistinguibles de los de cualquier otro masaje terapéutico, pudiendo incluso llegar a tener consecuencias negativas, siempre que las técnicas sean ejercidas por personal no cualificado
    • Tratamientos alternativos para curar el cáncer, el SIDA, y otras enfermedades graves. Atribuyen a estas enfermedades causas no demostradas sin evidencia científica y rechazan la quimioterapia y la radioterapia y los fármacos y hay toda una variedad de tratamientos sin eficacia demostrada. Paralelamente se ataca a la medicina científica y las farmacéuticas y sus tratamientos contra el cáncer. Simplemente no tiene sentido que las compañías farmacéuticas quisieran suprimir una posible cura. ¡Encontrar una terapia altamente eficaz les garantizaría enormes ventas en todo el mundo! Si bien es cierto que algunos científicos han criticado, seguramente con razón, que en algunos casos interesa más a las farmacéuticas tratar un tramiento crónico que obligue a un paciente a consumir un producto de por vida que no hacer una gran inversión en uno que cure de una vez y su rentabilidad sea menor. No obstante este argumento se ha exagerado, generalizado o sacado de quicio haciendo suposiciones sin fundamento, más cuando proceden de personas con desconocimiento de medicina, y desde luego no es el caso del cancer, el sida u otras muchas. Por desgracia no existen soluciones milagrosas para enfermedades graves y muy complejas. También vale la pena señalar que las organizaciones benéficas como las de la Investigación del Cáncer del Reino Unido y científicos financiados por el gobierno son libres de investigar tratamientos prometedores sin ánimo de lucro. Y también sería difícil de entender por qué la mayoría de los médicos -que a menudo prescriben medicamentos genéricos sin protección de patentes- no utilizarían tratamientos baratos, si éstos hubieran demostrado ser eficaces en ensayos clínicos. Seamos claros, los tratamientos contra el cáncer -quimioterapia, radioterapia o cirugía- no son un paseo por el parque. Los efectos secundarios pueden ser difíciles. Después de todo, los tratamientos que están diseñados para matar a las células cancerosas afectarán inevitablemente a las células sanas también. Y a veces, por desgracia, el tratamiento no funciona. Sabemos que es muy difícil tratar un cáncer avanzado que se ha extendido por todo el cuerpo. Pero no es cierto que los tratamientos maten más que el cáncer. La cirugía sigue siendo el tratamiento más eficaz que tenemos contra el cáncer, siempre que se diagnostique lo suficientemente temprano como para hacer la operación. Y la radioterapia ayuda a curar a más personas que medicamentos para el cáncer. Sin embargo, la quimioterapia y otros medicamentos para el cáncer desempeñan un papel muy importante en el tratamiento -en algunos casos, ayudar a curar la enfermedad y en otros ayudan a prolongar el tiempo de vida. Desde los primeros días de la quimioterapia en los años 50 y 60 a los últimos fármacos "inteligentes" y la radioterapia de precisión, que pone de relieve lo lejos que hemos llegado en los últimos años. Aún así, todavía hay un largo camino por recorrer.
    • Homeopatía. Fue creada en 1796 por Samuel Hahnemann, Se basaba en los siguientes principios que contradicen múltiples principios básicos de la ciencia, la medicina, la biología y la química:
      -      Creía que las causas subyacentes de las enfermedades eran unos supuestos fenómenos inventados que llamó miasmas y que los remedios homeopáticos actuaban sobre ellos. Los miasmas para Hahnemann eran principios infecciosos subyacentes a las enfermedades crónicas. Asoció cada miasma con enfermedades específicas. La homeopatía sostiene que el tratamiento de las enfermedades mediante el alivio de sus síntomas, lo que a veces se realiza en la medicina científica, es inefectivo porque todas las enfermedades pueden por lo general rastrearse a alguna tendencia latente. El supuesto miasma subyacente aún continúa y las enfermedades profundas solo podrían corregirse removiendo la perturbación interior de la supuesta fuerza vital (vitalismo).
      La teoría de los supuestos miasmas ha sido criticada como una explicación desarrollada por Hahnemann para preservar el sistema de la homeopatía frente a los fracasos terapéuticos y por ser inadecuada para cubrir los varios cientos de clases de enfermedad y más hoy día en que las infecciones están más controladas y no son además la causa de todas las enfermedades. Además porque fracasa en explicar las predisposiciones a enfermar, la genética, los factores ambientales y la historia clínica única de cada paciente. Con los conocimientos médicos actuales  se conocen los principios de muchas enfermedades que en los tiempos de Hahnemann eran desconocidos.
      -      «Lo similar cura lo similar»: una sustancia que cause los síntomas de una enfermedad en personas sanas curará lo similar en personas enfermas. No hay la menor evidencia científica de que algo así ocurra con ninguna substancia, y es tan absurdo como decir que para curarse de la resaca de una noche de borrachera hay que tomarse una copa de vino al levantarse para aliviar la resaca.
      -          Estos tratamientos son preparados por diluciones sucesivas de la sustancia elegida en alcohol o agua destilada, seguidas de un enérgico golpe a un cuerpo elástico. Usualmente la dilución continúa hasta cantidades infinitesimales mucho más allá del punto donde ya no permanecen moléculas de la sustancia original. Por lo tanto la sustancia ha perdido sus principios activos y no puede producir efecto terapéutico alguno. Un elemento químico como el  agua no puede además conservar las propiedades químicas de las moléculas otro distinto que ha desparecido por el simple hecho de que haya estado en contacto. Además si esto fuera verdad sería realmente difícil depurar el agua o muy fácil envenenar o sanar a poblaciones enteras con dilusiones homeopáticas mediante el agua del grifo.
      -      Los homeópatas seleccionan los remedios consultando libros de referencia conocidos como repertorios y considerando la totalidad de los síntomas de los pacientes, rasgos de personalidad, estado físico y psicológico e historia de vida. Los homeópatas suelen seguir habitualmente las referencias de textos muy antiguos y de como se hacía hace mucho tiempo como si la ciencia no hubiese avanzado.  No hay base científica además para afirmar que este conjunto de factores afecten a una enfermedad en particular. Básicamente es pura especulación sin evidencia experimental.
      A la práctica de probar cada sustancia Hahnemann la llamó “probación”. Tanto él como sus ayudantes iban anotando en un libro que llamó Materia Médica, los efectos que cada una de estas sustancias provocaba en ellos estando sanos, incluyendo su estado mental, social y emocional, entre otros, y consideró sin ningún fundamento que dicho efecto curaría los padecimientos cuyo síntoma principal fuera similar. En Materia Médica cada remedio homeopático contiene una larga lista similar de lo que en su momento sintió Hahnemann y cada uno de quienes hicieron las probaciones y que hasta el día de hoy es usada por los homeópatas, junto con otras recopilaciones más recientes. De este forma se encuentra el supuesto tratamiento que cubre lo que el paciente le describe de su vida al homeópata, para de esta manera “personalizar” supuestamente el tratamiento basándose en lo que hace dos siglos alguien quizá con problemas psicológicos describió mientras probaba, por ejemplo, un grano de café verde. ¡Todo muy científico! Lo sorprendente no es que esta terapia existiese hace dos siglos con los conocimientos científicos de la época y la forma que había de hacer estudios experimentales en medicina, sino que se siga usando hoy día algo que casi había desparecido y ahora esté simplemente tan de moda.
      -        Aunque algunos ensayos clínicos producen resultados positivos como en otras medicinas alternativas, las revisiones sistemáticas revelan que se debe al azar, métodos de investigación defectuosos y sesgo de información.
      Algunos escépticos para demostrar que la homeopatía no funciona han hecho en público "suicidios" homeopáticos tomando ingentes cantidades de un mismo producto homeopáico, por ejemplo un somnífero, lo cual no les ha producido ni el menor bostezo. Hace gracia que los homeópatas ante esa clara evidencia, para defenderse y dándole la vuelta a los argumentos como hacen los pseudocientíficos, digan simplemente la falacia de que eso demuestra la seguridad de los productos homeopáticos.
       
    • Flores de Bach. Conjunto de preparados artesanales no farmacológicos, de tipo homeopático, elaborados a partir de una decocción o maceración en agua de flores maduras de diversas especies vegetales silvestres o naturalizadas sin principios farmacológicamente activos más allá del alcohol (no es un medicamento), y por lo tanto, no posee acción biológica o fisiológica alguna (como lo demuestran varios ensayos clínicos). Su método trata a la enfermedad como una manifestación física de desequilibrios emocionales. La terapia floral no tiene como objetivo actuar sobre la dolencia directamente, sino sobre la forma de ver la vida que tiene el paciente y su estado de ánimo. Para ello realizó una clasificación de las siete actitudes o estados de ánimo que a su juicio eran causantes de problemas de salud en el ser humano. Sin embargo, los elaboradores de esencias florales dicen que lo efectivo de las esencias florales no está en que haya alguna sustancia química disuelta en la preparación (lo que no es esperable dada su elaboración), sino en las "vibraciones" o "características vibracionales" que poseen los preparados, y son de diferentes características para cada esencia floral. Tales «vibraciones» no se corresponden con ningún aspecto de la realidad conocido por la ciencia, ni con la vibración de las moléculas.
    • Iridología o iriología o iridiología es un método de diagnóstico no contrastado, empleado por la medicina alternativa. Permitiría conocer el estado de salud físico, emocional y mental de la persona, así como su historial clínico y tendencias futuras, a través de la observación e interpretación de una serie de lesiones, manchas, líneas y decoloraciones que se van reflejando en el iris del ojo. La iridología no se sustenta en estudios de investigación de calidad y es considerada una pseudociencia
    • Dietas Milagro. Estas  dietas no se basan en principios demostrados científicamente o bien su suporte científico es débil por basarse en evidencias parciales que parecen sonar muy bien cuando se explican o bien producen pérdida rápida de peso sin ser saludables. Invitan a tomar complementos innecesarios con los que también se hace negocio. Se atribuyen propiedades curativas. Prometen resultados espectaculares. Incluyen testimonios y falacias de autoridad. Entre los tipos tenemos: Dietas disociadas (no se pueden mezclar a la vez ciertos alimentos para adelgazar o mejorar la salud pero que no han demostrado la relación entre las reacciones digestivas y la salud o el peso). Dietas crudívoras (Se consumen todos los alimentos crudos debido a la pérdida cierta de propiedades de los alimentos al calentarlos como vitaminas o enzimas. Exageran sus propiedades al afirmar que hay que comer todo crudo, y no tienen en cuenta las desventajas o ciertos hechos como que el organismo también fabrica sus propios enzimas más eficaces o que una vez cubirta nuestra necesidades de nutrientes diarias como las vitaminas añadir más no mejora nuestra salud). Dietas excluyentes (excluyen algún grupo de alimentos de la dieta como las súper proteicas  que producen una pérdida rápida de peso pero no son saludables, por ejemplo dieta Dukan) Dietas orientalistas (basadas en filosofías orientales como la macrobiótica) Dietas depurativas que presuponen una capacidad de depuración del organismo más allá de la real. Dietas que achacan propiedades especiales a nuestros sistemas corporales (por ejemplo la del grupo sanguíneo que debes seguir una dieta distinta según tu grupo sanguíneo o la de intolerancias alimentarias según ciertos tipos de test de dudoso valor científico--que no tienen nada que ver con los que habitualmente se hacen en los hospitales-- o la dieta alcalina que diferencian sin fundamento suficiente entre alimentos alcalinos y ácidos, considerando a los ácidos como los malos sin tener en cuenta el efecto superior de los ácidos de nuestro estómago y que los único que se puede acidificar es la orina). Dietas que demonizan un alimento al centrarse sólo en sus propiedades negativas y no positivas o hay que hartarse de uno determinado como si fuera milagroso (ahora está de moda demonizar los lácteos según una serie de teorías que suenan muy bien que en el fondo no demuestran  que los lacteos son malos para la salud--salvo en personas con intolerancia a la leche-- y producen todo tipo de enfermedades, más cuando ya hay una gran cantidad de estudios científicos de intervención que no han encontrado relación entre el consumo de lacteos--independientemente además de que sean desnatados o no-- y ninguna enfermedad)
    • Movimientos Antivacunas. A pesar del gran éxito demostrado tras varios siglos de las campañas de vacunación estos movimientos rechazan el uso de vacunas para prevenir la difusión de enfermedades infecciosas. La difusión de estas peligrosas ideas ha provocado diversos casos de rebrote de algunas de estas enfermedades.

    PSICOLOGÍA Y SALUD

    Sí hay casos demostrados de la influencia de nuestra mente--nuestros pensamientos y emociones-- sobre la salud:
    -        Efecto placebo. Creer o no en un tratamiento terapéutico independientemente de su eficacia real puede hacer que nos sintamos mejor. Ya he hablado de esto más arriba.
    -      Relación entre el stress y el agravamiento de ciertos síntomas relacionados con la salud. Ejemplos de enfermedades en las que se sospecha que el factor psicosomático puede tener gran importancia son: hipertensión arterial, úlcera péptica, síndrome de colón irritable, síndrome de fatiga crónica, fibromialgia, neurodermatitis, asma bronquial, colitis ulcerosa, etc.
    -      Hipocondría. Es una enfermedad por la que el paciente cree —de forma infundada— que padece alguna enfermedad grave. La característica esencial de la hipocondría es la preocupación y el miedo a padecer, o la convicción de tener, una enfermedad grave, a partir de la interpretación personal de alguna sensación corporal u otro signo que aparezca en el cuerpo. La interpretación catastrófica de los signos corporales más ínfimos por parte del individuo, es el mecanismo que desencadena la hipocondría. Asimismo, el hipocondríaco, al centrar su atención emocional en una determinada función biológica, puede terminar por formar síntomas orgánicos reales (fenómeno psicosomático). Estamos ante un trastorno asociado muy a menudo con la ansiedad.
    -  Enfermedades psicosomáticas o trastorno somatomorfo. El fenómeno psicosomático es una lesión orgánica que se considera de origen psicológico. Es un síntoma físico que se supone producto de un padecimiento mental. Son un grupo de enfermedades caracterizadas por molestias diversas, en mayor o menor grado difusas, que aquejan al paciente pero que no pueden ser explicadas por la existencia de una lesión orgánica, o al menos no de manera suficiente y concluyente. La medicina reconoce la importancia de los procesos emocionales en la aparición y desarrollo de algunas enfermedades, pero este proceso es difícil de cuantificar y precisar por depender de factores y variables difíciles o imposibles de estudiar con el método científico.



    LA CURACIÓN POR LA FÉ

    Cuando no está involucrado el fraude, la curación por fe es una forma cooperativa de pensamiento mágico relacionada con un curandero y un paciente en la que (a) tanto el sanador como el paciente creen en el poder curativo de espíritus o de otros mecanismos de curación misteriosos, (b) el sanador, consciente o inconscientemente manipula al paciente en la creencia de que él o ella ha curado la dolencia mediante la oración, movimiento de manos (para desbloquear, eliminar, restaurar, etc. algún tipo de “energía” intangible), o por algún otro ritual no convencional o producto, y (c) el paciente valida la sanación al dar señales de que la recuperación ha funcionado, tales como caminar sin un apoyo por un período breve, respirando libremente, sintiendo un alivio momentáneo del dolor, o simplemente dando las gracias al sanador por la “cura milagrosa”. 

    Además, la curación por fe puede ocurrir a distancia. No hay necesidad de que el paciente y el sanador se reúnan ya que los procesos que se producen, se dice,  trascienden las limitaciones habituales del espacio y el tiempo. El curandero no necesita signos objetivos de la enfermedad (por ejemplo, exámenes médicos) o señales objetivas de curación (por ejemplo, exámenes médicos). Sin embargo, si están disponibles y apoyan la causa, tanto mejor. Por ejemplo, las TC o radiografías que muestran que un tumor se ha reducido son bienvenidas, incluso si la “masa oscura” en el análisis original “no era más que una imperfección del proceso de digitalización

    Cuando una supuesta sanación de curación por fe se produce en un contexto religioso se le suele llamar milagro. Los que han investigado estas denuncias no han encontrado un solo caso que se mantenga en pie ante el escrutinio y que sólo pueda explicarse apelando a un milagro (Mackay 1841, Rose 1968; Nolen 1974; Randi 1989; Nickell 1993; Hines 2003; Barrett 2003 ) .

    Muchas supuestas sanaciones de curación por fe han involucrado un fraude, al igual que sucedió con Marjoe Gortner . y Peter Popoff (Randi 1989: 139-181). Popoff fingió recibir mensajes de un dios cuando en realidad estaba recibiendo mensajes de su esposa a través de un auricular (Randi 1989; “Secretos de los Psíquicos” ). La sra. Popoff obtenía su información de las tarjetas que los creyentes rellenaban cuando asistían a la exposición de curación por fe. Marjoe fue criado por sus padres evangélicos para ser un estafador. Comenzó a ejercer su oficio a la edad de tres años y continuó engañando a la desesperada durante más de dos décadas hasta que decidió confesar todo en un documental cinematográfico.

    Algunos presuntas sanaciones han implicado diagnósticos equivocados a pacientes que no requerían ninguna cura en absoluto, mucho menos una milagrosa. Algunas pueden haber implicado la falacia post hoc: una sanación, por cualquier razón, se le atribuye al curandero cuando la única prueba presentada es que la curación se produjo después de la sesión con el sanador.

    La mayoría de los casos de curación por fe no necesitan curación, ya que la mayoría de los pacientes mejoran incluso si no reciben tratamiento alguno (Hines, 2003). Algunas enfermedades graves como el cáncer y la esclerosis múltiple disminuyen durante meses o años, por razones que no entendemos (Nickell 1993: 134). Hay una “impresionante variedad de dolencias …, que van desde dolores de espalda a la ceguera histérica, [que] se sabe que son muy sensibles al poder de sugestión“. El “requisito principal para los efectos curativos” es “la creencia del paciente en las garantías del profesional“. Y, tener una actitud positiva parece mejorar la capacidad de curación del propio cuerpo (Nickell 1993).

    La mayoría de las sanaciones de fe son exitosas debido a la colaboración de sanador y el paciente. Trabajando juntos, creyendo en el tratamiento, deseando fuertemente que el tratamiento funcione, no sólo se puede aliviar el estrés y lograr los efectos curativos de la sugestión de la energía , sino que puede llevar al paciente a dar un testimonio exagerado o incluso falso debido al deseo de ponerse bien y agradar al curandero. El poder de la validación subjetiva es enorme y esencial para muchas, si no la mayoría, de las sanaciones por fe.

    El curandero no puede perder. Es probable que cualquier tratamiento que de obtenga una calificación alta de aprobación. La mayoría de los pacientes validan sus tratamientos. No habrá un seguimiento, por lo que habrá pocos fallos molestos. El sanador es probablemente regado con constantes proclamaciones de gratitud. No es de extrañar, entonces, que ese curandero llegue a creer que su método, ya sea invocando a un dios o la fuerza vital o alguna otra entidad misteriosa, realmente funciona. Incluso en los fracasos más evidentes se puede culpar al paciente por no tener suficiente fe en un dios o en el método de curación o por no cooperar plenamente. Además, muchos pacientes tienen miedo de admitir que no son mejores porque eso implicaría que no tienen fe o no participan adecuadamente. Se echan la culpa a si mismos si el tratamiento no funciona.

    El Dr. Emil Freireich va más allá. Él dice que, siempre y cuando un tratamiento sea inofensivo, ya sea una persona enferma o sana, “siempre demostrará ser eficaz para prácticamente cada paciente con cualquier enfermedad grave” (énfasis añadido, citado en Randi 1989). El paciente quiere curarse, quiere que el sanador tenga éxito, y puede ser autoengañado pensando que está curado cuando lo que está experimentando es un alivio temporal debido a la liberación de endorfinas. Un paciente de cáncer en una sesión de curación por fe de Kathryn Kuhlman  se quitó el corsé para la espalda y afirmó que su cáncer se curó, pero murió dos meses más tarde. Los rayos X mostraron que una “vértebra debilitada por el cáncer se había derrumbado debido a la tensión depositada sobre ella durante la demostración” (Nickell 1998: 135). Un niño que se le dio un año de vida por los médicos dieron un viaje a Lourdes, donde él y su familia se convencieron de que había sido curado allí por las aguas milagrosas. Pero este murió un año después a causa de su leucemia, según habían predicho los médicos ( Nickell 1998).

    Las historias de curaciones milagrosas por curanderos se encuentran en la mayoría, si no todas, de las culturas. Mientras, James Randi (1989) señala, que la mayoría de las religiones tienen: una tradición de curas milagrosas provocada por el contacto de personas prominentes, el contacto con una reliquia sagrada, amuleto o lugar, unción con aceite o agua santificada … Al igual que con toda la magia, esto es un intento del hombre por controlar la naturaleza por medio de hechizos , encantamientos o ritos.

    Su eficacia ha sido motivo de discusión durante siglos, sólo que ahora se comienza a entender el poder de sugestión. Además de las explicaciones no milagrosas dadas anteriormente, muchas curaciones se pueden atribuir a la efecto placebo. Como Bob Park (2001) señala, los científicos:están empezando a comprender la compleja interacción entre el cerebro y el sistema endocrino que da lugar a un efecto placebo.

    La gente va a los curanderos: cuando experimentan molestias o cuando creen que hay algo en su cuerpo que no está bien. Es decir, ellos sufren dolor y miedo. La respuesta del cerebro al dolor y el miedo, sin embargo, no es la de movilizar los mecanismos de curación del cuerpo, sino la de prepararse para comparecer ante alguna amenaza externa. Se trata de una adaptación evolutiva que asigna la máxima prioridad a la prevención de lesiones adicionales. Las hormonas del estrés liberadas en el torrente sanguíneo aumentan la respiración, la presión arterial y la frecuencia cardiaca. Estos cambios en realidad pueden impedir la recuperación. El cerebro prepara el cuerpo para la acción, la recuperación debe esperar. La actitud calmada y confiada del curandero alivia el estrés. Tener fe en el método de curación alivia el estrés. Orar con grupos de personas alivia el estrés. Aliviar el estrés es la mitad de la batalla contra muchas enfermedades. Como la mayoría de las personas se recuperan de la mayoría de las enfermedades, el viaje al curandero refuerza la fe del paciente en el sanador y el método de curación.

    Por supuesto, habrá un porcentaje de casos que no se curan por sí solos. Si no se recibe tratamiento médico adecuado puede ser fatal en algunos casos y en algunos casos no se puede evitar, incluso por el mejor tratamiento médico disponible. Los fallos son fácilmente explicados como debidos a una variedad de cosas sin incluir la ineficacia del sanador o el método de sanación.

    Otros buscan tratamientos “alternativos” como la acupuntura o la homeopatía, o buscan curanderos  new age que se ocupan de “energías”, debido a que estos curanderos no tienen nada que ver con hospitales, cirugía o fármacos potentes. Son conscientes de las posibles consecuencias mortales de una medicina basada en la ciencia y buscan alternativas porque piensan que estos son más seguros. En lugar de ser curado en el hospital,  ya que uno podría verse perjudicado por la negligencia o las consecuencias no previstas de una infección o los efectos secundarios de un medicamento. Algunas personas prefieren arriesgarlo todo por un poco de jerga que suene a un galimatías esperanzador que exponerse al mundo de los hospitales y los médicos. Los hospitales simbolizar la enfermedad. Al optar por un camino “alternativo” piensan que están optando por el bienestar y a menudo piensan que también están escogiendo un camino “espiritual”. O bien, pueden haber tomado el camino de la medicina científica a un punto final para ellos. El curandero es su última esperanza.

    El grupo de los autodenominados científicos cristianos son más conocidos por no usar medicamentos y practicar la oración. Ellos creen que la enfermedad es una ilusión causada por las creencias erróneas y que la oración cura mediante la sustitución de los falsos pensamientos por los espiritualmente verdaderos. “Los practicantes de la Ciencia Cristiana trabajan por tratar de discutir los pensamientos enfermos fuera de la mente de la persona. Las consultas pueden realizarse en persona, por teléfono, o incluso por correo. Las personas también pueden ser capaces de alcanzar creencias correctas por sí mismas a través de la oración o la concentración mental” ( Barrett ). Estas consultas no son gratis pero son deducibles de impuestos. Hay alrededor de 1.800 profesionales de la Ciencia Cristiana y maestros en los EE.UU. y alrededor de 1.000 iglesias. Además, hay evidencia de que su política de no buscar atención médica ha tenido algunas consecuencias graves en la longevidad Los Científicos Cristianos son sólo una de las varias religiones que rechazan la atención médica adecuada y utilizan la oración para sanarse a sí mismos y a sus hijos. Asser y Swan informaron que durante un período de veinte años murieron 172 niños cuyos padres eligieron rituales religiosos en vez de la atención médica. Llegaron a la conclusión: “Ciento cuarenta víctimas mortales tenían las condiciones para que las tasas de supervivencia con atención médica superaran más del 90% Dieciocho esperaban tasas de supervivencia de >50% Todos excepto 3 del resto probablemente habrían tenido alguna ventaja con la ayuda clínica.” Cada año mueren más niños porque los padres eligen los rituales religiosos por encima de la atención médica adecuada para sus hijos. Después de tres muertes de niños cuyos padres son miembros de un culto religioso llamado Los seguidores de Cristo”, la Cámara de Representantes de Oregon aprobó una ley que elimina las protección legal para los padres que confían en la curación por fe para cuidar a sus hijos enfermos.



    ENERGÍAS SUTILES

    Las terapias sobre la base de la energía. En pseudociencia y pseudomedicina se usa, como he comentado, con frecuencia y de forma rigurosa y poco científica el concepto de "energía vital", y dándole un sentido distinto al concepto de energía que tiene en ciencia o hablando de energías misteriosas desconocidas por la ciencia. Algunas pseudoterapias aluden directamente a este concepto (bioenergética, etc.). Debido a la carencia de una base científica verificable, este tipo de terapias se consideran una pseudociencia. En la mayoría de los casos se encuentra científicamente comprobado que los resultados benéficos obtenidos se deben al conocido efecto placebo y no a la propia terapia. Ésta incluye técnicas que emplean diversas fuentes y campos de energía; principalmente comprende estos tipos: 

    Terapias del biocampo energético: Dicen afectar a los campos de energía que supuestamente rodearían y penetrarían el cuerpo humano; no existe ninguna evidencia a favor de la existencia de tales campos. Estas terapias sobre la base de la energía del biocampo sugieren su manipulación o administración mediante la presión física, posturas corporales predeterminadas, acercamiento de objetos sensibles como péndulos, ciertas clases de piedras, o directamente aseguran canalizarla a través de las manos. Algunas terapias que dicen utilizar este tipo de energía son: el Chi Kung, la cristaloterapia, el Reiki o la sanación a distancia, la radiestesia, etc. Se relaciona también con el concepto de Aura.

    --Aura. En el ámbito de la parapsicología, el aura se concibe como un campo energético de radiación luminosa multicolor que rodearía a las personas o a los objetos como un halo y que sería invisible para la gran mayoría de los seres humanos. Como con todos los fenómenos paranormales, no existe evidencia alguna de existencia del aura, y los defensores de la misma no han aportado prueba alguna de ello.



     PSEUDOTERAPIAS ENERGÉTICAS



    En física, la idea básica de “energía” es la capacidad de un sistema físico para realizar un "trabajo", el producto de una fuerza mide la distancia a través de la cual los actos se fuerzan. En física, la energía es un término para expresar el poder de mover cosas, ya sean reales o potenciales . La energía no es una cosa en sí misma, sino un atributo de algo
    El espiritualismo de la New Age (nueva Era) ha cooptado parte del lenguaje de la física, incluyendo el lenguaje de la física cuántica, en su búsqueda de hacer que la antigua idea de la metafísica suene como ciencia respetable. La Nueva Era predica la mejora de su energía vital , aprovechando la energía sutil del universo, o la manipulación de su biocampo para que pueda ser feliz, que esté satisfecho, sea exitoso y digno de ser amado, y que su vida pueda ser significativa, importante, e ilimitada. La Nueva Era le promete el poder de curar a los enfermos y crear la realidad de acuerdo a su voluntad, como si fuera un dios.

    Por supuesto, la energía del New Age no tiene nada que ver con la mecánica, la electricidad o los núcleos atómicos que componen la materia de lo físico. No hay ergios, julios, electrón-voltios, calorías, o libras-pie en la  energía sutil del New Age, la cual permanecerá para siempre fuera de los límites del control o estudio científico. La energía del New Age se expresa en términos como chi , prana o energía orgónica. La energía del New Age no se puede medir mediante ningún instrumento científico validado, aunque abundan máquinas curanderas de energía New Age que pretenden hacer de todo: desde la alineación de las vibraciones de sus células, pasando por la lectura de las frecuencias digitales de alérgenos, a incluso curar su cáncer (sea este del tipo que sea). Todas estas máquinas son variaciones inútiles del dispositivo radiónico de 1920 de Albert Abrams, conocido ya en su época como "el charlatán del siglo." Se basan en la falsa creencia de que la enfermedad se manifiesta en los "campos de energía" o vibraciones que pueden ser medidos y manipulados para la salud por algún dispositivo mágico. En general, estos dispositivos se venden con la implícita promesa de que pueden curar múltiples enfermedades como el cáncer y el SIDA. Todos se dirigen a clientes vulnerables desesperados por todo lo que promete esperanza. Los modelos más nuevos tienden a invocar la física cuántica para atraer al científicamente ignorante. Habrá, por supuesto, muchos clientes satisfechos de estos dispositivos, gracias a la ignorancia generalizada sobre los efectos del placebo y el falso placebo.

    Además de los dispositivos de la charlatanería sobre sanación energética, otro intento de hacer que la medicina energértica New Age parezca científica es el que está ocurriendo en la Universidad de Arizona. Bajo la influencia de Gary Schwartz, la Universidad de Arizona ha creado lo que llama un " Centro de Medicina Frontera en Ciencia Biofield (Center for Frontier Medicine in Biofield Science) . En la promoción de su Advanced Bio-Photon Analyzer, EMR Labs, LLC ha adoptado un nuevo término – biocampo – "para describir a un creciente cuerpo de investigación que muestra un campo sutil que impregna y se extiende más allá del cuerpo físico" en el año 1994

    La medicina energética creció en parte por el vitalismo, Los sanadores energéticos, de hecho, se asemejan a los curanderos por fe, pero han reemplazado la jerga religiosa por la jerga energética New Age. Los curanderos energéticos reclaman que la salud depende del "desbloqueo", "armonización", "unificación", "ajuste", "alineación", "equilibrio", "canalización", o de cualquier otro tipo de “manipulación” de la energía sutil.

    Pocas cosas son más intimidantes para los no científicos que la física moderna. Incluso una persona culta tiene dificultad para comprender las afirmaciones más básicas realizadas sobre las entidades y las posibles entidades del mundo sub-atómico, Tal vez sea debido a la oscuridad y la inaccesibilidad de la física moderna, que muchas personas sin educación se burlan de la ciencia y encuentran consuelo en las interpretaciones religiosas fundamentalistas del origen y la naturaleza del universo.

    Otra respuesta a la aparente naturaleza trascendental de los conceptos en la física moderna ha sido el interpretar dichos conceptos en términos de antiguas doctrinas metafísicas populares desde hace miles de años en lugares exóticos (a la mente occidental), tales como la India y China.

    Podemos así hablar de una física "alternativa"; porque lo que han hecho a los conceptos de la física moderna es remodelarlos en una metafísica con su propia tecnología y línea de productos. Nada demuestra esto más claramente que la concepción de "energía" que tiene la Nueva Era.

    • Terapias bioelectromagnéticas, también conocidas como magnetoterapia: Implican el uso no convencional de campos electromagnéticos
    • El Chi Kung  o chi gong alude a una diversidad de técnicas habitualmente relacionadas con la medicina china tradicional, que comprenden la mente, la respiración y el ejercicio físico. Se practica generalmente con objetivos orientados al mantenimiento de la salud, pero también en algunos casos, especialmente en China, se puede prescribir con objetivos terapéuticos específicos. Según las tradiciones budista y taoísta, de donde procede en gran parte, es un método para alcanzar la iluminación o budeidad 
    • La Cristaloterapia es una forma de pseudociencia basada en el uso de cristales para regular el estado energético de la persona, al actuar sobre sus chakras o puntos de energía  Según sus defensores, las llamadas "piedras curativas" se sitúan en cada uno de los chakras del paciente, creando una red de energía curativa sobre el mismo. La curación consiste en teoría en la eliminación de bloqueos en el "aura" o campo electromagnético del cuerpo. Las siguientes piedras son usadas frecuentemente en tratamientos de cristaloterapia: jaspe rojo, ágata cornalina, citrino, cuarzo rosa, calcedonia, amatista, cristal de roca.  El color de las piedras empleadas depende del color del chakra sobre el cual se sitúan.
      Ninguno de estos cristales tiene propiedades curativas conocidas. Las gemas o cristales no pueden transmitir, recibir o amplificar la energía. Físicamente no existe ningún mecanismo que nos explique la curación de un ser humano mediante la colocación de cristales sobre su cuerpo, y mucho menos con la curación a distancia.              
                                                                                                              
    • Reiki afirma tratar de lograr la sanación o equilibrio del paciente a través de la imposición de las manos del practicante, canalizando cierta supuesta «energía vital universal».
    • el Toque terapéutico o sanación a distancia:  el terapeuta aproxima sus manos al paciente sin tocarlo, siendo, supuestamente, capaz de detectar su energía vital, y de manipularla en alguna forma favorable para su salud.  Se emparenta con el reiki y la "imposición de manos". Se basa en la premisa de que la "energía universal" de la que el sanador sólo es transmisor, estimula el mecanismo de recuperación del paciente, facilitando la propia curación al reequilibrarse la circulación energética vital (qi o prana).

    En 1996, una niña de 9 años, Emily Rosa, demostró con un sencillo experimento que los practicantes del toque terapeútico, que se ha colado en la Sanidad estadounidense, son incapaces de detectar la energía vital que dicen manipular. Los sanitarios que practican el toque terapéutico aseguran que curan enfermedades limpiando un supuesto campo energético humano mediante pases de manos a pocos centímetros del cuerpo. Como en el reiki, hay una energía de por medio, así que la niña se planteó averiguar si los sanadores detectaban realmente algún tipo de energía o sólo creían hacerlo y esa energía en realidad no existe. Veintiún practicantes del toque terapéutico se sometieron a la prueba.
    La escolar y el sanador se sentaban a una mesa, enfrentados y separados por el cartón a modo de biombo. Dos agujeros en la base de éste, permitían que las manos del terapeuta pasaran al otro lado, apoyadas sobre la mesa y con las palmas hacia arriba; pero el cartón impedía que viera nada. La niña echaba entonces una moneda al aire para decidir sobre qué mano del sujeto pondría una de las suyas, preguntaba al sanador cuál de sus manos percibía un campo energético humano y lo apuntaba todo en el cuaderno. Los terapeutas acertaron en 123 (44%) de 280 intentos, lo esperado por azar. La niña publicó dos años después los resultados de su investigación en la prestigiosa revista de la Asociación Médica Americana, dejando claro que el toque terapéutico es una patraña.
    La pequeña decidió someter la primera afirmación a examen dentro de un proyecto científico escolar: “Quería ver si realmente podían sentir algo”. Emily Rosa repitió la prueba diez veces en catorce sujetos y veinte en otros siete. Los resultados fueron concluyentes. Teóricamente, los practicantes del toque terapéutico, que se basa en la captación de un supuesto campo energético humano, tenían que haber acertado la mano sobre la que la escolar ponía la suya en el 100% de los casos. Si no, ¿cómo iban a reequilibrar nada? Una niña de 9 años había desmontado el principio básico de una práctica seguida por miles de sanitarios estadounidenses, al demostrar que son incapaces de detectar el campo energético que dicen alterar para curar enfermedades. En realidad, ese halo mágico existe sólo en su imaginación.

    Algunos curanderos dicen que pueden sentir la energía de estos esquivos y ineluctables biocampos, vibraciones, auras o rayos. James Randi le ofreció a la Dra. Dolores Krieger, uno de los creadoros del TT,  un millón de dólares para demostrar que ella, o cualquier otra persona relacionada con esa materia, pudiera detectar el campo energético humano. Hasta ahora no ha sido probada.
     

    • Bioenergética. 
     En medicina o psicología alternativa se usa este término con un sentido muy distinto al que tiene en ciencia que es la parte de la biología relacionada con la física. En pseudociencia se define la bioenergética como un método que estimula el desarrollo global de la personalidad. Los ejercicios corporales, de respiración y expresión, aspecto central de este método, tienen como objetivo eliminar los supuestos bloqueos físicos y psíquicos que sufren las personas. La bioenergética, por lo tanto, puede considerarse también como un método de relajación. Este método fue desarrollado por el psicoterapeuta Alexader Lowen, en los años 50 del siglo pasado, el cual fue alumno del psicoanalista Wilhelm Reich. Así, Reich se dispuso a combatir las enfermedades mentales a través de la liberación de las tensiones musculares crónicas. Reich percibió que los patrones musculares se podían explicar desde el punto de vista de una energía vital (que más tarde llamaría energía orgónica) que recorre el cuerpo. En realidad Reich no hizo otra cosa que traducir el concepto de chi (energía en chino) utilizado por las culturas orientales. El hombre podía influir en sus actitudes mentales si trabajaba de forma sistemática y con métodos adecuados su propio cuerpo. Por ello desarrolló el concepto de bioenergética que tiene como objetivo liberar las personas de sus ataduras físicas y psíquicas, y se basa en el concepto de que todas las experiencias vividas se reflejan o manifiestan en el cuerpo. La bioenergética llega a afirmar que si se logran generar pensamientos positivos, podemos influir positivamente sobre nuestro cuerpo y nuestros sentimientos. Sin embargo el poder de nuestra mente sobre la salud o nuestro cuerpo es limitado y no tiene porque reflejarse de forma tan clara. La bioenergética no goza de evidencia científica que apoye sus postulados ni su eficacia terapéutica trabajando con el cuerpo. No parece mostrar más que una ayuda psíquica más de control del estrés o relajación como el yoga u otras técnicas orientales.
       En bionergética problemas físico-psíquicos derivan de la manera de enfocar la vida. Así nuestra manera de actuar, a menudo, no coincide con nuestro sentimiento. Tales contradicciones nos generan síntomas tales como angustia, ansiedad, insomnio, inquietud, miedo…. Y no sólo eso sino que el conjunto de experiencias que hemos vivido a lo largo de nuestra vida ha determinado nuestra estructura interna, nuestra manera de ser y de actuar, además de dotarnos de recursos para que podamos seguir adelante con nuestras vidas. En resumen, esas enfermedades internas que uno posee son consecuencia, según la bioenergética, de nuestra experiencia vital, y tal como han venido, si variamos esa experiencia vital, esas enfermedades podrían desaparecer.

    En resumen, se está mezclando problemas ligados al estrés o mentales de otra índole con la capacidad reparadora que poseemos todos los organismos. Se está intentando hacer ver que sí, que existe un mecanismo sencillo por el que se pueda poner en marcha esa capacidad reparadora para curar enfermedades o bien que cualquier conflicto psicológico emocional puede considerarse, sin pruebas, como provocador de una enfermedad eludiendo las verdaderas causas físicas.

    El peligro es cuando se pretender ir más allá de usar técnicas para eliminar estrés de la vida cotidiana, se reinterpreta la bioenergética como una capacidad de nuestra mente de sanar con sólo proponerlo mentalmente y se argumenta que el cerebro (mente) juega un papel fundamental en el control de todo el organismo (cuerpo) y que el comportamiento de las células se puede reprogramar desde el pensamiento. Se llega a proponer que nuestro pensamiento puede llegar a curar cualquier enfermedad grave, por ejemplo un cáncer, como si nuestra capacidad de autocuración fuera casi ilimitada. 

    Sólo cuando se está seguro que no existen alteraciones orgánicas, sino que la enfermedad tiene un origen psicosomático se puede hablar de la bioenergética como algo “no nocivo”. Y digo “no nocivo”, en lugar de beneficioso, porque incluso dentro del campo de la psicoterapia esta técnica como he comentado no está muy bien vista por no ofrecer garantías y no estar basada en ningún estudio científico repetible y fiable.

    • Biomagnetismo y magnetoterapia. 
    El biomagnetismo asocia el magnetismo con los seres vivos. En la bibliografía se utiliza tanto para referir efectos físico-biológicos con metodología científica convencional, dentro de la disciplina genérica denominada bioelectromagnetismo, como para referirse a todo tipo de mixtificaciones pseudocientíficas relacionadas entre la energía electromagnética y la salud.  

    La terapia magnética, también denominada magnetoterapia, magnoterapia o imanoterapia, es una práctica de medicina alternativa que implica el uso de campos magnéticos estáticos o alternos sobre el cuerpo humano.  Según algunos médicos la aplicación de estimulación eléctrica externa, favorece la reparación de tejido óseo y blando, naciendo de esta manera la terapia de electroestimulación.

    Dentro del campo de la magnetoterapia está la creencia de que los imanes pueden “depurar” el cuerpo, haciendo que los campos magnéticos “nivelen” el PH del cuerpo y eliminen virus y bacterias. Plantea la existencia en el cuerpo de puntos específicos que van hermanados (par biomagnético) y que presentarían "polaridades magnéticas contrarias". La hipótesis se basa en que los campos magnéticos son capaces de alterar el pH, según los estudios de diversos investigadores. No todas las enfermedades son producidas por microorganismos. La pretensión que se originan en problemas de acidez o de desequilibrios magnéticos no ha sido demostrada.Variar un poco el pH no significa eliminar todos los patógenos, ya que estos ya pueden sobrevivir a pH ácidos y básicos.

    Aunque algunas personas refieren haber respondido favorablemente al tratamiento de algunos casos de dolor al someterse un corto periodo de tiempo a campos magnéticos producidos por imanes permanentes, sin embargo, se la considera una seudociencia ya que ningún estudio ha comprobado su eficacia más allá de testimonios y casos particulares que se pueden atribuir al Efecto placebo. No existe comprobación científica de que la magneto terapia tenga efecto sobre la salud. No hay ninguna evidencia basada en estudios o publicaciones científicas.

    Y no nos olvidemos de las famosas pulseras magnéticas que tanto éxito tuvieron en su día o de las falsas propiedades curativas del agua imantada.  Sobre las pulseras se llega a decir cosas tales como que aumentan la energía "chi", producen iones negativos, equilibran las energías del yin y el yang (los asocian iones negativos y positivos), neutralizan los efectos de estress producido por los campos electromagnéticos producidos por móviles, ordenadores, etc., que emite una frecuencia natural que según ellos permite a las células comunicarse entre sí ya que está programado para resonar con la frecuencia natural de sus células o que el material (el germanio) es empleado como “refuerzo de la energía vital al activar la circulación de la sangre”, que influye sobre un tipo de energía sutil que no se puede medir (¿Como han podido investigar algo sobre un tipo de energía que no se puede medir ni explicar?) o en fin cualquier tecnochorrada que se inventen. Nada de esto tiene base científica alguna ni se basa en ningún estudio serio. Todos los átomos vibran en la naturaleza, pero los conceptos de vibración y frecuencia son usados en pseudociencia sin ningún rigor científico y sin el sentido o las propiedades que tienen en física para adaptarlos a la teoría de turno, como si fuese tan simple como si se tratase de sintonizar con una emisora de radio o TV y así curarnos de un montón de males con sólo modificar o sintonizar con la frecuencia adecuada producida por algún chisme u otra  persona y tal simpleza fuera algo que tuviera algún sentido (oímos con frecuencia en el lenguaje popular "me trasmite malas vibraciones o malas energías", "no estamos en sintonía o en onda" y cosas por el estilo que son consecuencia de esta moda pseudocientífica). Por otro lado la magnetización del agua es un proceso pseudocientífico que busca alterar las propiedades del agua, y en concreto reducir su dureza, mediante un campo magnético. Hay consenso en la comunidad científica sobre el hecho de que el agua tiene la propiedad de repeler los campos magnéticos así que no es posible imantar el agua.
    Muchos de estos chismes, sortijas y demás joyería mágica como collares, brazaletes, pulseras, etc. son el equivalente moderno y pseudocientífico de los antiguos amuletos que decían nos daban suerte, salud o fuerza espiritual, pero que se venden con el disfraz de un lenguaje pseudocientífico para que hoy día resulte más creíble.


    • Hologramas energéticos
    La holografía es una técnica avanzada de fotografía que consiste en crear imágenes tridimensionales basada en el empleo de la luz. Para esto se utiliza un rayo láser que graba microscópicamente una película fotosensible. Ésta, al recibir la luz desde la perspectiva adecuada, proyecta una imagen en tres dimensiones.
    Si partimos de la noción de que un holograma es una simple fotografía desde cualquier plano físico entonces, creer que un holograma encierra energía es absurdo.
    Entre sus supuestas propiedas: incrementar la memoria, mejorar el desempeño físico, balancear los hemisferios cerebrales, reducir el estrés, demorar la progresión de enfermedades crónicas y (en Sudáfrica) prevenir el contagio del SIDA.
    Hay cantidad de versiones: en pulsera, pendiente, espejo para las puertas, amuleto, y libretas para el cole con un holograma que “agiliza la claridad y velocidad de la toma de los apuntes”.
    Dicen que su holograma almacena frecuencias beneficiosas que hacen que mejoren nuestro equilibrio, flexibilidad y energía. “Como almacenar una frecuencia en un holograma es imposible, nuestro cuerpo no tiene una frecuencia y un holograma tampoco es un emisor de nada -exeptuando la radiación infrarroja, que emite todo-, no hace falta seguir adelante: el principio es falso y todo se reduce a jerga destinada a engañar a los ingenuos para que paguen más de 30 euros por un amuleto.La compañía no puede presentar ningún estudio que apoye sus afirmaciones, y las pruebas que se han hecho demuestran que estamos ante un puro placebo aderezado con testimonios e imágenes de famosos -talonario de por medio-, mentiras como que están prohibidas en las competiciones de surf por la ventaja que proporcionan y un envoltorio pseudocientífico incomprensible para la mayoría de la población.
     
    • Radiónica o psicofísica
    La radiónica es una disciplina que se originó a principios del siglo 20 y se le atribuye su desarrollo al Dr. Albert Abrams (1863-1924). Abrams era médico y se hizo rico rentando los fraudulentos equipos, que él mismo había inventado para diagnosticar y curar todo tipo de males. Afirmaba que los recientemente descubiertos electrones eran el elemento básico de la vida y con esa idea desarrolló una serie de dispositivos basados en el principio de las Reacciones Electrónicas de Abram

    La radiónica es una medicina alternativa que afirma que las enfermedades pueden ser diagnosticadas y tratados con una clase de energía electromagnética similar a las ondas de radio. La radiónica no usa el término frecuencia con su significado normal, sino para describir un supuesto tipo de energía que no se corresponde con ninguna propiedad de la energía tal y como se describe científicamente. Actualmente, se denomina radiónica al uso de productos electrónicos para la curación y "armonización". El término deriva de la unión de radiación y electrónica. Se trata de una disciplina que se encarga del control y la redirección de la energía a distancia. También se la conoce como psicotrónica. Los practicantes de la radiónica pretenden curar a distancia mediante el uso de una gran variedad de aparatos que dicen estimular ciertas "frecuencias de energía" para que fluyan través de su cuerpo, lo cual determina la salud de la persona (algo similar a lo que se dice de los hologramas energéticos y la joyería mágica como las pulseras y otros chismes). De acuerdo a sus promotores, una persona sana se tiene un tipo de frecuencias de energía moviéndose a través de su cuerpo, mientras que una persona enferma presentará frecuencias de otro tipo. Afirman que sus dispositivos permiten la aplicación de las frecuencias adecuadas para equilibrar las frecuencias disonantes de la enfermedad.

    La radiónica es considerada como una práctica pseudocientífica. El término "frecuencias de energía" carece de todo sentido físico, al menos en las definiciones tradicionales de las palabras frecuencia o energía. Además, de existir esos ridículos parámetros paracientíficos que utilizan como: "campos biofísicos", "frecuencias de energía" o "campos de energía", debería ser posible medirlos de alguna forma. Sin embargo, nunca nadie los detectó. Sobre su efectividad, no hay estudios independientes que demuestren que realmente funciona, tampoco han propuesto algún mecanismo de acción comprobable científicamente por el cual podría funcionar. Pueden llegar a usar terminología más esotérica y orientalista  y menos científica para darle un toque místico tales como meridianos de energía o auras.

    Los aparatos usados en radiónica contradicen los principios básicos de la física, la química y la biología, además del conocimiento médico acumulado sobre el origen y tratamiento de enfermedades. Ninguno de estos dispositivos resultó eficaz en el diagnóstico o tratamiento de enfermedad o mal alguno. La Administración de Alimentos y Medicamentos norteamericana (FDA) no reconoce ningún uso médico legítimo para estos dispositivos y  la mayoría de los médicos tildan a la radiónica como charlatanería y pseudociencia. Todo esto sin contar las afirmaciones de curar o armonizar a distancia, que son, en el mejor de los casos, ridículas y, en el peor de los casos, irresponsables y poco serias.

    Biorresonancia. Dentro del campo de la radiónica tenemos la Biorresonancia o moraterapia basada en la radiónica. Según sus proponentes, cada enfermedad está asociada a un supuesto «desequilibrio biofísico-energético», y el tratamiento consistiría en «restablecer este equilibrio. Según sus seguidores, todo en la materia viva produciría corrientes eléctricas y emitiría ondas electromagnéticas propias. La máquina, en «modo diagnóstico» registraría esas ondas y corrientes, lo que serviría para diagnosticar desde una alergia hasta un desarreglo hormonal. En «modo tratamiento» las señales eléctricas serían «normalizadas» (como ondas opuestas) por el instrumento y devueltas al organismo, que así se vería curado de su mal. A cada enfermedad le correspondería un «desequilibrio biofísico-energético», y el tratamiento consistiría en volver al «equilibrio energético del organismo.
    La máquina está basada en el e-meter que se utiliza en cienciología.
    Ahora bien, la transmisión de información celular puede ser perturbada de distintas maneras hasta alterar el funcionamiento celular. Por lo tanto, la enfermedad es un estado provocado por oscilaciones celulares incorrectas y mantenidas en el tiempo hasta llegar a tal grado que provocan fenómenos o reacciones patológicas.
    Basándose en esto, la biorresonancia utiliza las informaciones electromagnéticas propias del paciente obtenidas por filtros y sistemas de amplificación. De este modo, identifica las vibraciones inarmónicas y las neutraliza según el principio de que una oscilación se neutraliza con otra opuesta de la mismas características.
    Los proponentes de la moraterapia afirman que esta puede curar asma, artrosis, fibromialgia e incluso cáncer. Sin embargo, una revisión de los artículos científicos publicados parece no mostrar evidencia científica suficiente que apoye su utilidad. Sistemáticamente los estudios no superaron al efecto placebo



    • Geobiología. 
    En medicina alternativa la geobiología se estudia este término con un sentido muy distinto al que tiene en ciencia. En ciencia la geobiología es un campo científico que explora las interacciones entre la vida y el ambiente fisicoquímico de la Tierra. También puede definirse como un estudio interdisciplinario entre las ciencias de la vida y las ciencias de la Tierra. En medicina alternativa la geobiología estudia nuestras relaciones del ser humano con el hábitat, y las implicaciones que tiene en su salud. La Geobiología es la versión moderna del Feng Shui, la radiestesia y las líneas de poder combinadas y  aplicadas a la salud y carece de rigor científico.

    Feng shui. El feng shui se desarrolló en China. Originalmente era una forma de conocimiento que estudiaba los cambios que ocurren en la naturaleza, el clima y los astros. El feng shui se basa en la existencia de un aliento vital o chi, cuyo flujo se ve modificado por la forma y disposición del espacio, las orientaciones (puntos cardinales) y los cambios temporales. Algunas escuelas de feng shui ponen el énfasis en el estudio de las formas: las montañas, los ríos, la estructura de la vivienda o lugar de trabajo, la ubicación del baño, cocina, habitación y el resto de los espacios de la casa; etc.  Se trata de una especie de acupuntura arquitectónica basada en que todas las cosas y personas tienen una energía vital y que en las casas hay que organizar las estancias y los muebles según unas supuestas energías positivas y negativas que sólo detectan los expertos en feng shui. El feng shui, como otras artes chinas, tiene su fundamento en el texto I ching, o libro de las mutaciones.

    I ching. El I ching es un libro adiviniatorio chino cuyos primeros textos se suponen escritos hacia el 1200 a.C. El término i ching significa ‘libro de las mutaciones’. El texto fue aumentado durante la dinastía Zhou y posteriormente por comentaristas de la escuela de Confucio, pero su contenido original es de procedencia taoísta, y no confucianista.

    La filosofía del I Ching supone un universo regido por el principio del cambio y la relación dialéctica entre los opuestos. Nunca presenta una situación en la que no esté incluido el principio contrario al rector del signo, que conducirá a un nuevo estado. Los cambios se suceden de manera cíclica, como las estaciones del año, lo cual muestra claramente el concepto taoísta del yin y yang (los opuestos).

    Se cree que describe la situación presente de quien lo consulta y predice el modo en que se resolverá en el futuro si se adopta ante ella la posición correcta. Es también un libro moral, a la vez que por su estructura y simbología es un libro filosófico y cosmogónico.En cierto modo el I Ching considera el cambio como la única realidad existente, el ser. Los comentarios de Zhou y principalmente los de la escuela confuciana añaden un principio moral que debe presidir la conducta del sujeto que aspire a ser «noble». Esta filosofía moral se inspira en la naturaleza y las formas en que ésta procede, de manera que las figuras del I Ching encuentran su correlato en la vida política y se comportan como metáforas de la conducta correcta. Experimentar el I Ching es intentar comprender cómo se generan y se producen los cambios en nuestras circunstancias y en nosotros mismos. Este milenario tratado de leyes universales, cuyo origen se remonta a más de 3000 años de antigüedad, nos indica la dirección natural o de menor resistencia al cambio que presenta la situación en la que nos encontramos.

    En su aspecto cosmogónico, el I Ching describe un universo en el que la energía creadora proviene del cielo, en tanto la tierra es receptora y fecundadora de esa energía primaria.

    En el I Ching se advierte un sistema de numeración binario, a la vez geométrico y aritmético, en el que una línea continua es a la vez todos los números impares, y una quebrada, los pares. Los trazos de los hexagramas (figura compuesta por seis líneas horizontales). El texto del I Ching es un agrupación de declaraciones oraculares (adivinatorias) representados por 64 conjuntos de seis líneas llamados hexagrama.

    La posibilidad de descubrir y desenmascarar las contradicciones que se esconden tras las apariencias y llegar a comprender los cambios que se producen en nuestra vida, es principalmente lo que nos ofrece el I Ching a través de la estructura de ideas representadas en los diferentes símbolos y hexagramas y de las relaciones que se establecen entre las mismas.

    Si consiguiésemos comprender de antemano las posibles consecuencias de una determinada idea, palabra, hecho o actitud, algunos podrían creer que están adivinando el futuro, aunque realmente, se trataría de una simple previsión, resultado de la comprensión de la relación que existe entre los acontecimientos.

    Radiestesia y líneas de poder. La radiestesia o rabdomancia es una actividad pseudocientífica que se basa en la afirmación de que los estímulos eléctricos, electromagnéticos, magnetismos y radiaciones de un cuerpo emisor pueden ser percibidos y, en ocasiones, manejados por una persona por medio de artefactos sencillos mantenidos en suspensión inestable como un péndulo, varillas "L", o una horquilla que supuestamente amplifican la capacidad de magnetorrecepción del ser humano. La radiestesia también se utilizaba para buscar agua.

    Líneas de poder y “líneas Hartmann”. En radiestesia, los cruces de Hartmann o cruces de las líneas Hartmann son las intersecciones de las supuestas líneas de fuerza de la red Hartmann y se corresponden con puntos donde una energía imaginaria es más intensa. La energía de esta red de ondas o radiaciones procedería del interior de la Tierra. El doctor Ernst Hartmann basó sus ideas en las medidas que hizo en 1951 cuando pretendió medir la resistencia eléctrica de diversas personas en distintos lugares. Sus interpretaciones de los resultados de sus investigaciones le llevaron a proponer las líneas y los cruces que llevan su nombre. Los radiestesístas califican estos cruces como puntos geopatógenos (dañiños para la salud). Algunos seguidores de la geomancia utilizan equipos electrónicos ―para medir la radioactividad, la ionización, la intensidad del campo magnético terrestre, análisis bioquímico del suelo― porque consideran que determinan las «condiciones energéticas» del lugar. Sin embargo no existen evidencias científicas de la existencia de dichos "Cruces de Hartmann" y por lo tanto, menos aún de que tales energías sean perjudiciales para la salud de los seres vivos. 

    Las líneas de poder se confunden con las corrientes “telúricas” estudiadas por la geología que sí son reales. Alrededor de nuestro planeta existes unas corrientes magnéticas que recorren la tierra de norte a su. Estas corrientes magnéticas son causadas por el núcleo fundido de hierro (y otros elementos) que circulan en el interior de la tierra y que son las causantes de la llamada deriva continental (separación de los continentes). Las corrientes telúricas son unas corrientes eléctricas que se mueve bajo tierra o a través del océano. Tienen una muy baja frecuencia, y corren muy cerca de la superficie terrestre. Son inducidas por variaciones naturales en el campo magnético terrestre, en interacción con el viento solar y la magnetosfera (una capa de la atmósfera).

    La leyenda de estas Líneas de Poder, empezaría en Gran Bretaña; el folclore druídico llamaba a la energía de la tierra wyvern. Los Druidas creían que esta energía se deslizaba como una serpiente a través del suelo como las corrientes telúricas. Quienes estudian la religión druídica creen que estas líneas telúricas son vías espirituales que recubren todo el planeta. De igual modo creían que esas energías cruzaban los cielos y el interior de la tierra, a modo de cauces energéticos que, en ciertos parajes concretos, daban una condición específicamente benéfica a la acción de las corrientes telúricas del subsuelo, y creaban allí un lugar privilegiado, que los druidas marcaban mediante menhires o dólmenes. Posteriormente estos lugares se convertirán en centros rituales y ceremoniales, donde para acrecentar o favorecer esas manifestaciones energéticas, se cultivaba con danzas e invocaciones. Se presupone que los lugares más sagrados de la humanidad (monumentos megalíticos, pirámides, templos, catedrales,...) estén situados en zonas de fuerte actividad telúrica y alta concentración energética.). Así la creencia era que estos lugares estaban favorecidos por la Madre-Naturaleza y las aguas subterráneas simbolizadas. Alfred Watkins notó después de visitar y fotografiar varios lugares en la Gran Bretaña, que estos lugares estaban alineados en sincronía, por todo el Reino Unido, Estas teorías de Watkins fueron rechazadas por la arqueología oficial como divagaciones de un fantasioso, argumentando que los antiguos pueblos de la tierra no poseían la motivación, o sofisticación (conocimientos) para alinear tales lugares, y la apariencia de linealidad solo se debía a la casualidad, pero las líneas ley pronto ganaron popularidad, y muchas personas de diferentes creencias como los ocultistas y místicos sugirieron que podrían tratarse de líneas de poder, por las que un adepto podría controlar las fuerzas místicas de la propia tierra y convertirse en vías espirituales de acceso y salida para toda clase de manifestaciones paranormales. Sus seguidores creen en la existencia de una «energía vital» y consideran que poseen la capacidad de interpretar el fluir de esa energía, que sería diferente en cada lugar determinado. 

    • El timo de los ionizadores y las lámparas de sal
    Un ionizador de aire según dicen, purifica el aire a tu alrededor. Se venden ionizadores de aire o agua de todos los colores y formas. Aparatos de aire acondicionado que lo incorporan para hacerte la vida más cómoda. ¿Pero qué son? ¿Sirven para algo?

    La publicidad de los ionizadores de aire explica que su funcionamiento se basa en el bombardeo del aire con iones negativos. “el enriquecimiento del aire con iones negativos ayuda a respirar mejor, disminuye los dolores musculares y articulatorios y transmite una sensación de bienestar” dicen. Sin embargo no existe un estudio científico serio que corrobore esto. No hay organismo científico en el mundo que afirme que esto funciona. Con el ionizador de agua pasa algo similar.

    Lámparas de Sal del Himalaya, unos objetos luminosos que prometen sanear tu casa y beneficiar tu salud simplemente con enchufarlos en un rinconcito. Las lámparas consisten en un bloque de sal que se ilumina desde el interior produciendo un agradable efecto luminoso, lo que pude convertirlas para mucha gente en un objeto decorativo muy atractivo. Suelen atribuirle alguna propiedad mágico-ultratecnológica que atraiga irremisiblemente a los incautos.

    Se supone que neutralizan los iones nocivos de los que andamos peligrosamente rodeados, a la par que liberan iones beneficiosos. Con ello, consiguen transformar el venenoso aire de nuestra vivienda en una atmósfera sana que mejorará nuestra salud física y menta. Se pretende buscar el "equilibrio" iónico".

    Aunque depende mucho del vendedor que consultemos, casi todos coinciden en que nuestras casas están repletas de iones positivos (+), que son los responsables del deterioro de nuestro estado físico y emocional. Por el contrario, los iones negativos (-) contribuyen a mejorar nuestra salud. Los electrodomésticos tales como televisiones y ordenadores emiten muchos iones positivos,  provocando que nos encontremos mal. Siempre según los lamparólogos,  en la sal del Himalaya se encuentran todos los oligoelementos necesarios para nuestro organismo y “son ionizadores naturales que absorben el exceso de ondas electromagnéticas emitidas por radios, TV, Ordenadores….

    Por supuesto, esta sanación no se reduce a mejorar el estrés o la alergia (objetivos primordiales de toda terapia alternativa que se precie) sino que, como en todas ellas, los beneficios se extienden a jaquecas, asma, gripe y otras infecciones, reuma, trastornos digestivos y -cómo no- el nivel de colesterol.

    ¿Qué son los iones? Un ión es un átomo o grupo de átomos que presenta carga eléctrica. Si ésta es positiva, se denomina catión; si es negativa, anión. Esta carga se produce, básicamente, por la pérdida o ganancia de electrones, los cuales tienen carga eléctrica negativa.

    Definiciones aparte, existe un mito sobre el hecho de que los iones positivos son malos para la salud y los iones negativos son beneficiosos. Los vendedores llegan al punto de afirmar que “se ha comprobado científicamente que las emisiones de iones positivos son responsables de trastornos como fatiga, irritación, falta de concentración, insomnio, depresión, jaquecas y estrés“. No existen datos contrastados sobre el pretendido beneficio de los iones negativos o aniones, ni sobre tales efectos de los iones positivos en fatigas, jaquecas y demás.

    Muchos de los ionizadores eléctricos que se venden en el mercado ni siquiera son capaces de emitir iones. ¿Debemos creer que un trozo de sal con una bombilla de baja potencia en su interior es una fuente inagotable de iones negativos? Al menos cabría preguntar si se ha medido alguna vez este flujo de forma empírica, algo que me temo debe ser respondido negativamente.

    Por si fuera poco, la publicidad de las lámparas de sal suele incluir otra curiosa propiedad, el absorber y neutralizar los cationes dañinos. Por supuesto, el mecanismo por el que un bloque de sal consigue incorporar e inmovilizar iones positivos no es explicado en ninguna parte.

    Por último, se vende la “antigüedad” de la sal del Himalaya como si fuera garantía de pureza y calidad. ¿Acaso un mineral es más energético-terapéutico porque haya sido formado hace más millones de años? Si un producto es bueno para ingerirlo, también será bueno para llevarlo colgado al cuello o fabricar una lámpara. Mediante este razonamiento, una lámpara de penicilina cristalizada debería ser eficaz en la prevención de infecciones bacterianas


    OTRAS TERAPIAS

    • Cromoterapia
    La cromoterapia, conocida también como la terapia del color,  cuyo objetivo es la curación de ciertas enfermedades a través del uso de colores.

    De acuerdo con la cromoterapia, los colores ejercen influencias emocionales en las personas, permitiendo generar un estado que facilite la sanación de enfermedades y restablecer los desequilibrios que producen dichos padecimientos.
    La cromoterapia funciona aplicando una luz con un color que corresponda al color de una enfermedad, infección, virus, hongos, bacterias, y parásitos.
    Desde la medicina, la cromoterapia es catalogada como pseudociencia, debido a que no cumple los requisitos para ser considerada una terapia válida, ya que sus resultados no son verificables ni falsables.
    No se ha demostrado que los colores sean el elemento clave en el proceso de curación que recupera a los pacientes. Se duda seriamente de que tenga algún efecto, beneficioso o no, en el ser humano. Se ha criticado a la cromoterapia por el sesgo de selección en las estadísticas de éxito que corresponden a este tratamiento.
    Se ha sugerido que un factor clave en la curación de algunos pacientes es el efecto placebo, lo cual se comprueba con un grupo de control de cromoterapia. No existe ningún estudio científico que demuestre su éxito. Todas las pruebas existentes son testimoniales y no científicas.

    • Aromaterapia

    La aromaterapia es una rama particular de la herbolaria, que utiliza aceites vegetales concentrados llamados aceites esenciales para mejorar la salud física, mental o ambas. A diferencia de las plantas utilizadas en herbolaria, los aceites esenciales no se ingieren sino que se inhalan o aplican en la piel.
    Aunque se ha podido constatar una ligera evidencia (inferior al tratamiento convencional) del masaje con aceites esenciales como ansiolítico, la aromaterapia no ha podido demostrar su eficacia, más allá del efecto placebo, para ninguna de las restantes aplicaciones para las que se indica, por lo que puede ser considerada como una pseudociencia
    La validez del mecanismo de acción es rechazada por las comunidades científica y médica. Se considera que la creencia en la aromaterapia se basa nada más que en evidencia anecdótica y pensamiento mágico, como ocurre con muchas terapias alternativas. Pocos estudios rigurosos y controlados han sido efectuados, y algunos de los beneficios que han sido reportados son atribuibles a una mala metodología y al efecto placebo. La aromaterapia no ha pasado los estudios clínicos pertinentes para demostrar que las terapias o remedios de esta disciplina realizan las curaciones que aseguran sus seguidores.

    • Ozonoterapia 
    Es una forma de medicina alternativa que promueve la saturación de oxígeno en el organismo a través de la insuflación de una mezcla de oxígeno y ozono al cuerpo por diversas vías. Se sugieren varios métodos para introducir la mezcla de gases al cuerpo, los beneficios de esta terapéutica incluyen el tratamiento de diversas enfermedades como problemas óseos y musculares, migrañas, incluso cáncer, SIDA, esclerosis múltiple, entre otras.

    En la naturaleza, el ozono se produce en la estratosfera Este ozono formado en la troposfera, es tóxico al ser inhalado, y puede además dañar distintas plantas, debido a su alto poder oxidante

    ¿Cómo puede entonces este producto tóxico ser utilizado como agente terapéutico? Lo primero que llama la atención es que sus defensores dicen que “aunque es un oxidante, actúa como antioxidante”. Afirman que aumenta las defensas antioxidantes del organismo, lo que es lógico teniendo en cuenta que el organismo trata de defenderse del propio ozono. Además, indican que aumenta la oxigenación del cuerpo, pero para eso ya existen terapias comprobadas que emplean mayores concentraciones de oxígeno u oxígeno hiperbárico (a alta presión).

    El ozono es un gas tóxico sin ninguna aplicación médica útil conocida. Según la American Cancer Society, no hay ningún estudio que indique que aumentar la oxigenación de un tumor sea beneficioso. Además, advierten que el uso de la ozonoterapia puede causar problemas hepáticos e incluso la muerte. En el caso del SIDA, se basan en el poder germicida del ozono. Es cierto que el ozono, como desinfectante, puede eliminar microorganismos en superficies, pero de ahí a decir que puede eliminar el VIH dentro de las células va un trecho. Para que el ozono sea efectivo como germicida, debe estar presente en una concentración mucho mayor de la que puede ser tolerada con seguridad por el ser humano y los animales.
    Todos los datos que apoyan estos usos son completamente anecdóticos, basados en los comentarios de los pacientes, sin que exista ningún ensayo clínico que confirme que los pacientes 'ozonizados' evolucionan mejor comparados con los no tratados ni publicado en una revista seria. Además, el uso del ozono no está aprobado ni por la Agencia Europea del Medicamento ni por la Food and Drug Administration (FDA).

    Así que un compuesto que es tóxico, que no ha demostrado su efectividad en ningún ensayo clínico, y que no está reconocido por ninguna de las grandes agencias del medicamento, no es que esté perseguido por ningún lobby, es que simplemente no sirve


    • Dietas Detox o depurativas

    Acostumbra a oírse que tal o cual producto o hábito sirve para eliminar toxinas. Una sopa para eliminar toxinas y depurar el cuerpo, sudar para eliminar toxinas, hacer ayuno para eliminar toxinas, píldoras antioxidantes, zumos quemadores de toxinas, terapia de iones, dietas Detox y otras hierbas de gurús y terapeutas alternativos. Como si en nuestro cuerpo se fueran acumulando restos tóxicos que sólo pueden ser eliminados mediante una suerte de desintoxicación.

    Pero ¿cuánto hay de cierto en ello?

    En primer lugar, cabe señalar que este supuesto proceso de desintoxicación no aparece en ningún manual médico. Es decir, que es sólo un producto cultural, una idea pseudocientífica que suena muy bien pero que no tiene ninguna evidencia.

    Necesitamos depurarnos, pero ya tenemos órganos para eso”. “El metabolismo humano es el rey del reciclaje, produce moléculas nocivas, pero lo normal es que las elimine “Purificamos a través del hígado, los riñones y los pulmones”,
    Otra cosa diferente es que hay que comer sano. Pero no existen maneras de extraer toxinas del cuerpo. Aunque os paséis todo el año comiendo mal y, durante una semana, os limitéis a la verdura o al ayuno, no existirá ninguna eliminación de toxinas.

    Tal y como señala el médico Ben Goldacre: Si observan un diagrama de flujo metabólico (uno de esos gigantescos mapas, que ocupan paredes enteras, de todas las moléculas de su cuerpo, en los que se detalla cómo se descompone un alimento en sus partes constitutivas y cómo esos componentes se remodelan luego generando nuevos elementos básicos que se reagrupan para formar músculos, huesos, lengua, bilis, sudor, moco, cabello, piel, esperma, cerebro y todo aquello que nos hace ser lo que somos), resulta muy difícil distinguir en dicho diagrama algo que pueda ser bautizado como el “sistema desintoxicante”. Es la invención de un nuevo proceso fisiológico. En términos de bioquímica humana básica, la desintoxicación (entendida como la eliminación de toxinas) es un concepto absurdo.


    • Terapia de agua marina 

    Quinton el fundador de esta terapia diluía agua marina con agua destilada y la administraba por vía oral o intravenosa. El agua marina tiene cierto poder antiséptico, lo que en una época en la que las enfermedades infecciosas arrasaban con la población, pudo ofrecer resultados apreciables. Sin embargo, esto no quiere decir que el agua de mar pueda curar enfermedades importantes, y mucho menos cánceres o diabetes. Esto llevó a que las curas con agua marina tuviera buena acogida a principios del siglo XX, pero decayeran rápidamente según se fue imponiendo por mérito propio la teoría microbiana y el uso de antibióticos y vacunas.

    En los años 50, se acabó prohibiendo el suero inyectable de Quinon, dado que presentaba más contraindicaciones que beneficios.  Aunque sea menos peliculero, no fue la malvada industria farmacéutica los que enterraron al agua marina como desinfectante, sino los avances científicos. Gracias a ello, y en contra de lo que parecen afirmar sus seguidores, las infecciones se controlaban mejor en la Segunda Guerra Mundial que en la Primera, donde no debería haber muerto casi nadie en los hospitales según estas estrafalarias teorías.

    La base fundamental de los sueros salinos es totalmente falaz. Según Quinton y sus defensores, la composición del agua marina es similar a la del plasma sanguíneo, luego resultaría saludable beber o inyectarse agua marina, y es una forma totalmente natural de curar cualquier enfermedad. Sin embargo es falso que la sangre sea como el plasma, y aunque fuera similar no significa que cure nada. Además de la composición, que en este caso es lo de menos, el agua marina tiene una concentración de sales de 35 g/l, mientras que el plasma sanguíneo presenta una concentración de 9 g/l. Cuando bebemos agua marina (pongamos 250 ml), la cantidad de sales que pasan a la sangre hacen aumentar la concentración de ésta. Afortunadamente, no resulta letal, porque nuestros riñones son capaces de expulsar ese excedente de sales. Sin embargo, los riñones necesitan expulsar agua junto con el exceso de sales y otros deshechos metabólicos, el conjunto es lo que conocemos como orina. El problema viene porque los riñones no son capaces de concentrar las sales al mismo nivel que el agua de mar, por lo que emplea más agua para excretarlas que la que se bebió originalmente con ellas. Por lo tanto, al beber agua de mar, perdemos agua en el balance neto del organismo. 

    Podemos soportar perfectamente pequeñas cantidades, pero beber durante mucho tiempo agua de mar acaba produciendo deshidratación, así como fallo renal y de otros órganos. Desmontando otro de los argumentos de estos pseudoterapeutas, un naufrago se deshidrataría más rápidamente bebiendo agua de mar que sin beber nada.

    Inyectarnos agua marina en vena es aún más grave, dado que sin pasar por el aparato digestivo, el agua altamente concentrada entra directa y rápidamente en contacto con las células sanguíneas, haciendo que el agua de su citoplasma salga al exterior por ósmosis, produciendo la deshidratación y pudiendo provocar la muerte celular. Por eso, los sueros salinos que se emplean en medicina son isotónicos o, lo que es lo mismo, tienen la misma concentración que la sangre. Inyectar agua marina pura puede llegar a producir la muerte.

    La conspiración. Por último, los aguamarinólogos esgrimen otro de los argumentos preferidos por los magufos pseudocientíficos: las bondades del agua marina se ocultan a la población porque resulta un remedio gratuito para conservar la salud, y a los poderes económicos les interesa vender pastillas en lugar de que la gente beba agua marina gratis. Como tantas veces, este argumento es absurdo. En primer lugar, que algo sea gratis no significa que cure las enfermedades. Pero es que además, los poderes económicos son muy listos  y nada se les da mejor que vender a precio de oro cosas que podemos conseguir de forma gratuita o prácticamente gratuita. Un ejemplo es el agua mineral; en  muchas ciudades donde el agua de grifo es excelente, se venden millones de botellas de agua mineral Este agua muchas veces procede de las mismas fuentes que abastecen las conducciones que alimentan las viviendas. Es decir, pagamos una pasta por lo que sale prácticamente gratis por el grifo de nuestra casa. No creo que nadie dude de que si el agua marina fuera tan beneficiosa para la salud, la tendríamos embotellada en el supermercado de la esquina

    • Sistema Inmune y salud
    Los naturópatas también son propensos a hacer afirmaciones grandilocuentes sobre alguna hierba o remedio que puede mejorar el sistema inmunológico. Sin embargo, sólo los médicos están capacitados para hacer las pruebas necesarias para determinar si el sistema inmunológico de una persona está de ninguna forma deprimido (Green). Los naturópatas asumen que muchas enfermedades, incluyendo el cáncer, son causadas por un sistema inmunológico defectuoso. (El sistema inmunológico, en términos simples, es un conjunto propio de mecanismo del cuerpo que ataca todo lo que no es “auto”. Aunque, en algunos casos, en lugar de atacar “cuerpos extraños”, tales como virus, hongos o bacterias, la respuesta del sistema inmune se vuelve loca y el cuerpo ataque a sus propias células, por ejemplo, el lupus, la esclerosis múltiple y la artritis reumatoide.) Los naturópatas también promueven la idea de que se puede utilizar la mente para mejorar el sistema inmunológico y mejorar así la salud.
    No hay informes en la literatura científica que apoyen la afirmación de que cualquier medicina alternativa opere a través de un mecanismo inmunológico establecido. Independientemente de los medios utilizados para evocar una respuesta antitumoral, todas las pruebas disponibles de los ensayos clínicos y en animales muestran claramente que sólo después de la atención de los NEI [sistema inmune normal] se ha sentido atraído por alguna manipulación externa de sus componentes, ¿hay algún reconocimiento por parte del sistema inmunológico de la existencia del tumor (Stutman, O. and Cuttito MJ. (1980). In: R.B. Herberman (ed). Natural Cell Medicated Immunity Against Tumors. N.Y. Academic Press: 431-432). Toda la evidencia acumulada en los últimos 30 años ofrece una respuesta clara a la pregunta: “¿Hay algún tratamiento de la medicina alternativa que estimule el sistema inmunológico y haga que se identifican y destruyan las nuevas células cancerosas cuando aparecen?” La respuesta es claramente un NO!
    Por otra parte, falta la evidencia de que las enfermedades tales como el cáncer ocurran principalmente en personas con sistemas inmunes comprometidos. Esta es una suposición hecha por muchos naturópatas, pero no es apoyada por la evidencia científica. Los inmunólogos han demostrado que los cánceres más comunes florecen en huéspedes con sistemas inmunes completamente funcionales y competentes (Green 1999: 18). La idea de que las vitaminas y los minerales coloidales, las hierbas, los enemas de café, la irrigación del colon, el Laetrile, la meditación, etc., pueda mejorar el sistema inmunológico y por lo tanto ayudar a restaurar la salud es falsa. Por un lado, no es necesariamente el caso de que una persona enferma tenga incluso un sistema inmune comprometido. Por otra parte, no hay evidencia científica de que cualquiera de estos remedios mejore el sistema inmunológico o haga posible que el cuerpo se cure.

    HIPERSENSIBILIDAD ELECTROMAGNÉTICA (Un claro caso de Sugestión)

        Un ejemplo claro de sugestión es la “hipersensibilidad electromagnética”. Es un conjunto de síntomas médicos adversos cuyo origen, en creencia de sus afectados, está en la exposición a campos electromagnéticos (radiaciones de móviles, antenas, wifi, microondas, etc.). Los síntomas descritos consisten en cefalea (dolor de cabeza), fatiga, estrés, pérdida de memoria, mareos, arritmias, trastornos del sueño, síntomas cutáneos como picazón, ardor y erupciones cutáneas, dolor muscular y otros tipos de problemas de salud. Sea cual sea la causa, los síntomas son reales y a veces son un problema de incapacidad para las personas afectadas. Hasta hay lugares del mundo donde se refugian estas personas porque están prohibidas estas ondas, como el curioso pueblo de Green Bank.

       Aunque los efectos térmicos de los campos electromagnéticos en el cuerpo son conocidos, los pacientes declaran responder a campos electromagnéticos no dañinos a intensidades muy por debajo de los límites máximos permitidos por los estándares internacionales de seguridad de radiación.

        La hipersensibilidad electromagnética no tiene un criterio de diagnóstico claro y no hay base científica para relacionar los síntomas de la hipersensibilidad electromagnética a la exposición a campos electromagnéticos.

        Hay un trastorno similar que es la sensibilidad química múltiple por el que el paciente experimenta una gran variedad de síntomas que relaciona con la exposición a diversos productos químicos en muy bajas dosis. También se asocia a causas psicológicas por motivos similares que la hipersensibilidad electromagnética.
        
        La mayoría de los estudios han descubierto que los pacientes autodescritos de hipersensibilidad electromagnética eran incapaces de distinguir entre la exposición a campos electromagnéticos reales o falsos. Se han realizado numerosos estudios de doble ciego (para prevenir que los resultados de una investigación puedan estar influidos por el efecto placebo o por el sesgo del observador, donde ni los individuos participantes ni los investigadores saben a que grupo de estudio pertenece cada individuo) bien controlados y diseñados. Los síntomas de los afectados no presentan correlación con la exposición a los campos electromagnéticos. Los estudios informan que los afectados de hipersensibilidad electromagnética no pueden detectar la presencia de campos electromagnéticos y son más propensos a informar de problemas de salud tras una exposición falsa, como si hubieran sido expuestos a exposiciones reales a campos electromagnéticos. Es decir los afectados sienten los síntomas cuando no hay campos electromagnéticos pero los investigadores les engañan y les dicen que si los hay en ese momento y a la inversa.

        Este trastorno tiene relación con el efecto Nocebo -empeoramiento de los síntomas o signos de una enfermedad por la expectativa, consciente o no, de efectos negativos de una medida terapéutica. Podría decirse que es la versión opuesta del efecto placebo.- y con el trastorno de somatización -es un diagnóstico psiquiátrico aplicado a pacientes quienes se quejan crónica y persistentemente de varios síntomas físicos que no tienen un origen físico identificable-


    El a mi me funciona y los productos milagro:
    http://www.soitu.es/soitu/2009/06/09/salud/1244550744_619856.html 
    http://mitosytimos.blogspot.com.es/2015/02/por-que-las-falsas-terapias-veces.html 
    http://lacienciaysusdemonios.com/2010/02/08/de-un-potingue-a-un-medicamento-media-un-abismo/ 
    http://escepticcionario.com/define/curacin-por-fe

    Dietas milagro:
    http://loquedicelacienciaparadelgazar.blogspot.com.es/search?q=dietas+milagro
    http://midietacojea.com/category/dietas-milagro/
    http://www.naos.aesan.msssi.gob.es/csym/saber_mas/articulos/dietas.html
    http://aesan.msssi.gob.es/AESAN/web/rincon_consumidor/detalle/dietas_milagro.shtml

    Medicinas alternativas:
    http://es.wikipedia.org/wiki/Medicina_alternativa 
    http://alexiustoday.org/post/76538236180/los-efectos-secundarios-de-la-medicina
    http://escepticcionario.com/define/naturopata
    Terapias energéticas:
    http://lacienciaysusdemonios.com/2010/01/13/bioenergetica-y-fraudes-energeticos/
    http://es.wikipedia.org/wiki/Terapia_de_energ%C3%ADa
    http://magonia.com/2009/08/07/el-toque-terapeutico/
    http://escepticcionario.com/define/energa-new-age 
    hipersensibilidad electromagnética:
    http://es.wikipedia.org/wiki/Hipersensibilidad_electromagn%C3%A9tica 
    biomagnetismo:
    http://es.wikipedia.org/wiki/Biomagnetismo  
    http://naukas.com/2012/07/06/la-respuesta-magnetica-al-estres-la-fibromialgia-y-todo-lo-demas/ 
    Radiónica:
    http://es.wikipedia.org/wiki/Radi%C3%B3nica 
    http://mitosytimos.blogspot.com.es/2012/02/radionica-charlataneria-distancia.html
    http://es.wikipedia.org/wiki/Biorresonancia
    Ozonoterapia: 
    http://es.wikipedia.org/wiki/Ozonoterapia
    https://falsable.wordpress.com/2012/06/01/peligro-ozonoterapia/
    Homeopatía:
    http://queeslahomeopatia.com/preguntas-frecuentes/
    http://es.wikipedia.org/wiki/Homeopat%C3%ADa 
    http://sobrenatural.net/blog/2013/09/27/que-es-la-homeopatia/#ref28
    http://escepticcionario.com/define/homeopata
    Acupuntura:
    http://papaesceptico.com/la-acupuntura-es-magia-medicina-o-astrologia/ 
    http://es.wikipedia.org/wiki/Acupuntura 
    http://escepticcionario.com/define/acupuntura
    Flores de bach:
    http://es.wikipedia.org/wiki/Flores_de_Bach 
    http://lacienciaysusdemonios.com/2010/12/09/un-elaborado-placebo-llamado-flores-de-bach/
    http://escepticcionario.com/define/flores-de-bach
    Iridología
    http://escepticcionario.com/define/iridologa
    http://es.wikipedia.org/wiki/Iridolog%C3%ADa
     Antivacunas:
    http://www.ivoox.com/grupos-antivacunas-audios-mp3_rf_732321_1.html 
    http://es.wikipedia.org/wiki/Controversia_de_las_vacunas 
    Desmentidos sobre el cáncer:
    http://mitosytimos.blogspot.com.es/2014/04/10-mitos-desmentidos-sobre-el-cancer.html
    Ionizadores de agua y aire
    Terapia con agua marina:
    http://lacienciaysusdemonios.com/2013/09/02/los-charlatanes-atacan-de-nuevo-el-plasma-marino-y-la-cura-universal/
    Aromaterapia 
    http://es.wikipedia.org/wiki/Aromaterapia  
    Cromoterapia
    http://es.wikipedia.org/wiki/Cromoterapia 
    Timoterapias, productos timo, titulos timo.......:
    http://magonia.com/2011/11/17/colgantes-cuanticos-pulseras-magneticas-zapatillas-terapeuticas-por-que-se-permiten-tantos-timos/
    http://elcentinel.blogspot.com.es/2002/11/productos-milagro-y-otros-timos.html
    http://elcentinel.blogspot.com.es/2012/04/vibraconfort-el-mercadillo-de-productos.html
    http://lacienciaysusdemonios.com/2010/03/16/universidad-exo-que/
    http://lacienciaysusdemonios.com/2010/01/17/las-pulsera-vitaljoya-charlataneria-pseudocientifica-con-implicaciones-sobre-la-salud/
    http://lacienciaysusdemonios.com/2010/05/06/las-pulseras-power-balance-historia-de-un-fraude-largamente-anunciado/
    http://lacienciaysusdemonios.com/2009/11/16/pulseras-power-balance-mas-charlataneria-pseudocientifica/
    http://lacienciaysusdemonios.com/2010/04/12/la-terapia-fotonica-los-charlatanes-atacan-de-nuevo/
    http://www.cienciaxplora.com/divulgacion/ciencia-estafa-ranking-productos-milagro_2013092700020.html
    http://elcentinel.blogspot.com.es/search/label/Productos%20Milagro
    http://elcentinel.blogspot.com.es/2010/08/los-parches-de-titanio-un-timo.html
    http://mitosytimos.blogspot.com.es/
    Oxigenoterapia
    http://www.soitu.es/soitu/2009/04/20/salud/1240251659_304065.html
    Limpieza hepática
    http://elcentinel.blogspot.com.es/2011/05/la-limpieza-hepatica-es-un-timo-y.html
    Moxibustión
    http://es.wikipedia.org/wiki/Moxibusti%C3%B3n



     




    No hay comentarios:

    Publicar un comentario